Presenta Pierluisi proyecto que exige igualdad en programa de salud para nuestros envejecientes

080213-pierluisiWASHINGTON, DC – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, radicó el jueves, la Ley de Igualdad en los Territorios para la Compra de Medicamentos Recetados bajo Medicare, la cual se estima que generaría 650 millones de dólares adicionales para la Isla.

“Este proyecto busca terminar con la discriminación que los territorios han enfrentado bajo la Parte D de Medicare desde el comienzo de este programa en el 2006. Al no poder recibir estos subsidios muchos de nuestros envejecientes se ven obligados a tener que escoger entre comprar sus medicamentos recetados o pagar la luz, el agua o hasta la renta”, expresó Pierluisi en un comunicado de prensa.

El proyecto busca extender los subsidios federales bajo Medicare Parte D a beneficiarios de bajos ingresos que participan del programa en Puerto Rico y los demás territorios.

A pesar de que los puertorriqueños contribuyen al programa Medicare mediante contribuciones federales sobre la nómina en igualdad de condiciones que sus conciudadanos en los estados, existen múltiples disparidades en cuanto a los beneficios que reciben.

“En su mensaje de estado, el Presidente Obama habló sobre la necesidad de atender la desigualdad en Estados Unidos. El trato desigual que reciben los ciudadanos americanos que residen en los territorios, del cual la Parte D de Medicare es sólo un ejemplo, debe ser parte de este debate nacional. Me enorgullece presentar este proyecto en beneficio de mis constituyentes, pero a la misma vez lamento profundamente que Puerto Rico tenga un estatus político que hace necesario un proyecto como éste”, añadió el Comisionado Residente.

En Puerto Rico residen aproximadamente 730,000 beneficiarios de Medicare. Alrededor de 70% de estos beneficiarios están inscritos en un plan de Medicare Advantage, mientras que los demás están inscritos en Medicare tradicional de pago por servicio.

Medicare Parte A cubre servicios hospitalarios y la Parte B cubre servicios médicos y de cuidado ambulatorio. La Parte D, que cubre medicamentos recetados, es opcional y requiere el pago de una prima mensual. Si el beneficiario está inscrito en Medicare tradicional, el mismo puede comprar la cubierta de la Parte D mediante un plan privado. Si el beneficiario está inscrito en un plan de Medicare Advantage, la Parte D está incluida en su prima mensual.

En los 50 estados, los beneficiarios de Medicare con un ingreso anual de hasta 150% por ciento del nivel de pobreza federal – para un individuo esto significa un ingreso anual de hasta 17,235 dólares y para una familia de cuatro significa 35,325 dólares – son elegibles para recibir subsidios por parte del gobierno federal, lo cual reduce o elimina su prima mensual y otros gastos asociados con la Parte D. El gobierno federal le paga este subsidio al plan directamente, sea privado o bajo Medicare Advantage.

Sin embargo, beneficiarios en Puerto Rico y los demás territorios no son elegibles para este subsidio. En su lugar, el gobierno federal provee una “asignación mejorada”, conocida como un “enhanced allotment” o EAP por sus siglas en inglés, que suplementa el tope anual de fondos Medicaid asignado al territorio. En el 2014, bajo la fórmula EAP, Puerto Rico es elegible para recibir alrededor de $42 millones. Para poder tener acceso a estos fondos, el gobierno de Puerto Rico tiene que realizar un pareo de fondos locales de un 45 por ciento. En los últimos tres años, el gobierno de Puerto Rico reclamó sólo alrededor de la mitad de los fondos EAP a pesar de que existe una gran necesidad entre nuestros envejecientes de recibir asistencia para el pago de sus medicamentos en la Isla.

“El proyecto de ley ayudaría a los beneficiarios de Medicare de bajos ingresos a comprar medicamentos recetados para mejorar su salud y, en algunos casos, hasta salvar sus vidas”, sostuvo Pierluisi.

Además, el Comisionado Residente explicó que el proyecto permitirá a los planes Medicare Advantage expandir sus servicios y bajar el costo de las primas debido al ahorro que significará el subsidio para los proveedores.

Asimismo, el proyecto le ahorraría al gobierno de Puerto Rico decenas de millones de dólares anuales que gasta actualmente en el pareo de fondos requerido para obtener los fondos limitados del programa EAP. Pierluisi enfatizó la importancia de este alivio económico en momentos en que el gobierno enfrenta retos fiscales.

“Se estima que si el subsidio para las personas de bajos ingresos fuera extendido a Puerto Rico, alrededor de 60 por ciento de los 730,000 beneficiarios de Medicare serían elegibles para asistencia federal en la compra de sus medicamentos recetados. Un estimado preliminar de fondos federales que pudiera recibir Puerto Rico por medio de la Parte de D de Medicare es de 650 millones de dólares al año. Esta cantidad es 15 veces los fondos federales que Puerto Rico puede recibir actualmente bajo EAP”, señaló el Comisionado Residente.

Pierluisi destacó que el Puerto Rico Medicare Coalition for Fairness, el cual consiste de integrantes de todos los sectores relacionados a la salud en Puerto Rico, apoya la extensión de este subsidio a personas de bajos ingresos en la Isla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.