Pierluisi somete propuesta al Senado Federal para bajar el costo de la luz y el agua, mejorar el sistema de educación, aumentar la seguridad y reducir la deuda pública en Puerto Rico

images1461WASHINGTON, DC. – En el marco de la discusión de la reforma contributiva federal, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, presentó el miércoles, una propuesta ante la Comisión de Finanzas del Senado federal que destinaría cualquier aumento en la carga contributiva de las corporaciones foráneas controladas (CFC) a bajar el costo de la luz y el agua, mejorar el sistema de educación, aumentar la seguridad y reducir la deuda pública en Puerto Rico.

“Favorezco la Estadidad para Puerto Rico en gran medida porque la historia demuestra que todo territorio que se une a la Nación experimenta un aumento significativo en su actividad económica y en su calidad de vida. La Estadidad es el único estatus que le permitirá a Puerto Rico, de forma sostenible, reducir su desempleo, atraer inversión, retener su talento, promover su crecimiento, y manejar adecuadamente su déficit y su deuda pública,” insistió el comisionado residente en un comunicado de prensa.

Según Pierluisi, el borrador de discusión de la Comisión de Finanzas no atiende de forma separada la tributación de las subsidiarias de corporaciones americanas que hacen negocios en los territorios estadounidenses y pide comentarios al respecto. En su carta al presidente y al portavoz de la Minoría de la Comisión, los senadores Max Baucus y Orrin Hatch, Pierluisi reclamó que se considere favorablemente su propuesta, dado el hecho de que Puerto Rico y los demás territorios encaran severos retos económicos y fiscales.

Además, Pierluisi expuso, que aunque Puerto Rico y los otros territorios son tratados como “internacionales” para algunos propósitos bajo el Código de Rentas Internas de Estados Unidos, son jurisdicciones de Estados Unidos, están pobladas por millones de ciudadanos americanos y los empleos en esos territorios son empleos americanos. Por consiguiente, la meta de la reforma contributiva—promover inversión y empleo en Estados Unidos—no se logrará si las disposiciones incluidas en la legislación tienen el efecto de desalentar la inversión y la creación de empleos tanto en Puerto Rico como en los demás territorios.

Por otro lado, en su carta, Pierluisi enfatizó que “los problemas económicos de Puerto Rico están intrínsecamente ligados a su estatus político. Como territorio, Puerto Rico es tratado de forma desigual o excluido totalmente bajo numerosos programas de asignaciones federales y de créditos contributivos, muchos de los cuales están bajo la jurisdicción de esta Comisión. Este trato desigual es la razón principal por la cual la economía de Puerto Rico ha tenido problemas consistentes irrespectivamente de quien haya gobernado en Washington o en San Juan”.

El comisionado residente detalló, que el aspecto principal de la reforma contributiva que está ante la consideración del Congreso conlleva la imposición de una tasa contributiva mínima a todos los ingresos de las subsidiarias de empresas americanas que hacen negocios en el extranjero, incluyendo en los territorios. Específicamente, estas subsidiarias tendrían que pagarle al tesoro federal la diferencia entre la tasa contributiva que paguen en el extranjero o en los territorios y la nueva tasa mínima requerida.

Para Pedro Pierluisi, en el caso de Puerto Rico, para atraer inversión, “nuestro gobierno ha concedido decretos de exención contributiva por términos de hasta quince años que establecen una tasa muy inferior a la tasa mínima a ser requerida por el Congreso. En momentos en que Puerto Rico enfrenta una crisis económica y fiscal es indispensable que cualquier aumento en las contribuciones que tengan que pagar las CFC que hacen negocios en la isla beneficie directamente a Puerto Rico. Por lo tanto, si la Comisión insiste en imponer la tasa mínima requerida a las CFC en Puerto Rico, Pierluisi propone que todo ingreso generado por el tesoro federal revierta al gobierno local para fines públicos específicos, tales como iniciativas para reducir los costos de agua y electricidad, mejorar el sistema de educación, aumentar la seguridad y reducir la deuda pública en Puerto Rico”.

“Nuestras prioridades tienen que estar claras a la hora de reclamar un trato justo en la Reforma Contributiva que está considerando el Congreso. No hace sentido alguno que el Congreso aumente la carga contributiva de las CFC que tenemos en Puerto Rico y que no podamos utilizar esos recaudos para nuestras necesidades apremiantes. Cualquier recaudo adicional como resultado de los negocios de las CFC debe estar dirigido a mejorar la calidad de vida, así como la situación económica y fiscal de Puerto Rico”, sostuvo Pierluisi.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.