Paralización suprema no detiene diálogo sobre retiro maestros

tribunal-supremo1-300x2002SAN JUAN – El secretario del Trabajo, Vance Thomas dijo el miércoles que la determinación del Tribunal Supremo de paralizar la implantación de la Ley 160 de 2013 que reforma el Sistema de Retiro de Maestros (SRM), no debe detener el proceso de diálogo sobre el asunto.

“Eso no debe detener el proceso de diálogo. Esto es una determinación del Tribunal que lo que hace que no se implanten los efectos de la ley hasta que el Tribunal tome una determinación final. Estamos en la obligación de continuar el diálogo porque no sabemos cuál va a ser la determinación final y es un tiempo que no podemos desaprovechar”, dijo Thomas en entrevista radial (NotiUno).

El Tribunal Supremo decidió el martes acoger el recurso de certificación de la demanda radicada por la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR) para que se declara inconstitucional la Ley 160 y paralizó su implantación mientras el Alto Foro atiende la controversia. El gobernador Alejandro García Padilla catalogó la decisión como peligrosa.

De otra parte, Thomas señaló que el miércoles la clase magisterial llevará a cabo una manifestación en los predios de la sede de la agencia en Hato Rey desde las 10:00 de la mañana. “Nosotros hemos colaborado plenamente supliendo todas las facilidades que ellos necesitan para que esto se pueda realizar. Ciertamente no queremos ser un impedimento a esta expresión de los maestros del país”, aseguró.

El funcionario detalló que a eso de la 1:00 de la tarde se reunirá con los líderes magisteriales para determinar la agenda relacionada al proceso de diálogo.

Entretanto, Thomas rechazó opinar sobre la necesidad de la Ley 160 de 2013.

“No creo que mi opinión sobre ese particular abona a facilitar el diálogo. Lo que sí facilita el diálogo es que manifestemos la apertura a escuchar las propuestas nuevas que pueda tener el liderato magisterial, las variantes a propuestas previas y hace nuestra evaluación de esas propuestas y hacer saber al gobernador nuestras opiniones sobre esas propuestas, canalizarlas adecuadamente. Cualquier otra expresión lo que haría sería subvertir el proceso de diálogo que no es nuestra intención”, dijo.

“Ninguna de las partes debe poner condiciones, de la misma manera que no debe poner condiciones de algunos que digan que no van a sentarse en la mesa, a menso que la derogación sea la condición, yo tampoco estoy en la disposición de poner condiciones al diálogo”, añadió.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.