Lento flujo de informes sobre primer terremoto de 2014 en la isla

AEMEAD-155x155SAN JUAN – El director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD), Miguel Ríos, admitió el lunes que la información sobre el terremoto de 6.4 grados que sacudió la isla la madrugada del lunes, tardó en circular y que hay que hacer ajustes.

El Servicio Nacional de Meteorología (SNM) informó a eso de las 12:22 de la madrugada que el Centro de Tsunamis reportó un terremoto de 6.4 grados a las 12:01 de la madrugada. Por otro lado, la alerta del Sistema de Alerta de Emergencias (EAS por sus siglas en inglés) también se emitió tarde, mientras que no fue hasta las 2:18 de la madrugada que la AEMEAD envió un comunicado de prensa en el que exhortaba a la ciudadanía a mantener la calma.

“Se dieron un sinnúmero de cosas anoche que yo entiendo fueron positivas. Hay otras que tenemos que mejorar en la comunicación que sale en las redes y de poder intervenir más rápidamente en un tipo de redes más común para que el mensaje fluya y detenga la ola que crea ansiedad y pone a la gente nerviosa”, dijo Ríos en entrevista radial (NotiUno).

“Estamos obviamente trabajando en eso para ver que ajustes hacemos pero tanto la Red Sísmica como la Oficina de Alaska, inmediatamente a las 12:05 ellos tenían información de que no había aviso de tsunami para Puerto Rico y así se lo comunicamos al gobernador, a Ingrid Vila y a Jorge Colberg”, dijo el funcionario.

Además, Ríos dijo que hay que corregir el tiempo el momento de activación del EAS. “Hay que corregir el momento que se activa el EAS que lo hace la NOAA y el National Weather Service. Ese tiempo de respuesta hay que minimizarlo al máximo para que la información a través de todos los medios salga lo más rápido posible”, admitió el funcionario.

Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés), el sismo alcanzó una magnitud de 6.4 grados y se produjo a una profundidad de 28 kilómetros o 17.4 millas. Un movimiento de 5.5 grados se registró minutos antes, mientras que varias réplicas han ocurrido posteriormente.

El movimiento telúrico, catalogado como uno de los más fuertes reportados en la zona de Puerto Rico, ocurrió en la Zona de la falla de los 19 grados Norte, específicamente en la longitud 19.001 grados norte, latitud 66.848 grados oeste. La distancia fue de 57 kilómetros al norte de Hatillo, 58 kilómetros al noreste de Isabela, 60 kilómetros al noroeste de Arecibo, 69 kilómetros al noroeste de Barceloneta y 98 kilómetros al noroeste de San Juan. Al momento no ha habido reportes oficiales de daños.

La directora del Centro de Tsunamis del Caribe, Christa Von Hillebrandt, dijo en entrevista en la misma emisora, que el sismo reportó una intensidad máxima de cinco y que no se emitió ninguna alerta o advertencia de tsunami para la isla.

“Rápidamente determinamos en nuestro Centro de Tsunamis de Alaska que no había peligro de tsunami. Como a los dos minutos esa información nos había llegado. Por lo menos no teníamos esa preocupación. Estuvimos monitoreando las estaciones de nivel del mar de Puerto Rico, Islas Vírgenes y la Trinchera de Puerto Rico y efectivamente no se generó ningún tsunami. Con esa magnitud no se esperaría. La magnitud mínima es 6.5. Estuvimos tan y tan cerca que estuvimos monitoreando esas estaciones”, dijo Von Hillebrandt.

La experta alertó que las personas deben estar conscientes que un sismo de mayor magnitud puede ocurrir en cualquier momento, que incluso genere un tsunami.

“Estamos hablando que un terremoto de 6.4 grados tiene el 30 por ciento de la energía del de 1918, un poquito menos que el de Haití. La suerte fue que este terremoto no ocurrió debajo de Puerto Rico, sino que ocurrió decenas de millas al norte de la isla y el efecto no se sintió tan fuerte. Pueden ocurrir terremotos mucho más fuertes y la gente tiene que estar preparada. Eso es una realidad que tiene Puerto Rico y todo el Caribe”, expresó Von Hillebrandt.

El temblor es de los más fuertes reportados en la zona de la isla, según informes de prensa. El USGS informó en su portal cibernético que en el pasado siglo se han reportado tres sismos de magnitud parecida al temblor del lunes.

En 1915 se reportó un sismo de 6.6 grados al este de donde surgió el temblor del lunes. En 1917 ocurrió un terremoto de 7.0 grados a 70 kilómetros al oeste de la zona donde ocurrió el del lunes, mientras que en 1943 se reportó un movimiento telúrico de 7.6 grados al noroeste.

Por otro lado, el USGS detalló que otros dos terremotos han ocurrido en el Pasaje de la Mona, aproximadamente a 100 kilómetros al suroeste del temblor de 2014. Uno de ellos ocurrió en 1916 de 7.0 grados y el otro ocurrió en 1918 de 7.3.

Asimismo, la entidad federal detalló que en 1946 se reportó un terremoto de entre 7.9 y 8.0 grados que causó daños en La Española y Puerto Rico, incluyendo un tsunami.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.