La Iglesia debe cooperar con las Autoridades en casos de sacerdotes acusados, dice el gobernador

20121129_rc_nombramientos_XA_1CAGUAS  – El gobernador Alejandro García Padilla dijo el viernes que las Autoridades Eclesiásticas deben cooperar con el estado para sacar de la calle a miembros del clero que supuestamente han abusado de menores.

“Sin duda alguna tienen que cooperar con la justicia para sacar a estas personas de la calle”, dijo el gobernador en conferencia de prensa.

Según el gobernador, esta conducta “reprochable y abominable” debe recibir un castigo proporcional al delito cometido.

El Obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, anunció el jueves que estará compartiendo con  las autoridades civiles los datos sobre los sacerdotes expulsados por conducta impropia, con la debida protección a la confidencialidad solicitada por las víctimas.

En un comunicado de prensa, el Obispo explicó que, independientemente de la edad que tenía la víctima al momento de los hechos, todas las denuncias que  ha tenido que atender durante los tres años que lleva al frente de la Diócesis de Arecibo, han sido presentadas por personas que ya eran mayores de edad.

“Nuestro protocolo dispone que de tratarse de un menor de edad, hay que instruir a los padres sobre la obligación en ley de denunciar la conducta ante las autoridades civiles, independientemente del proceso eclesiástico. Si los padres no lo hacen, nosotros tenemos la obligación de denunciarlo. No obstante, cuando se trata de un adulto y éste pide confidencialidad, no podemos revelar su identidad ni referir el asunto a las autoridades civiles en contra de la voluntad de la víctima”, expresó Fernández Torres.

En esa línea, aseguró que no es parte de la política de la Diócesis que dirige pagar a las víctimas a cambio de su silencio, ya que ello sería contrario con el protocolo que sigue en estos casos, que incluye un proceso riguroso para investigar toda denuncia, publicar los nombres de aquellos que hayan sido expulsados del estado clerical por conducta impropia como resultado de la investigación y mantener una campaña en todos los templos parroquiales de la Diócesis de Arecibo en contra del abuso de menores.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.