Testigos describen escena del crimen en caso Casellas

20120905_RC_CASELLAS_LADO24-300x1952BAYAMÓN – Los expolicías municipales de Guaynabo, Ivonne García y Edwin Mercado describieron el miércoles, al jurado en el juicio en contra de Pablo Casellas por el asesinato de su esposa Carmen Paredes, la escena que encontraron en el área de la terraza de la casa del matrimonio el día de los hechos.

“En el área de la puerta de la terraza, al frente la piscina, veo a una mujer sentada con las piernas cruzadas y con las manos a ambos lados de la silla…, tenía la cabeza echada atrás. Tenía como un redondel como de sangre en el pecho…”, dijo en sala la exteniente municipal Ivonne García.

Por su parte, el expolicía Mercado coincidió con el testimonio de García al señalar que el cuerpo sin vida de Paredes tenía lo que parecía ser un impacto de bala en el pecho, pero además tenía otro en la frente.

“Me dirijo al área de la piscina y me acerco lo más posible al cadáver. Observo el cuerpo de una dama sentada detrás de una mesa con la cabeza inclinada hacia atrás. No mostraba signos de vida y noté que tenía un impacto de bala en la frente y otro en el pecho…vestía una bata como de dormir”, señaló por su parte Mercado, quien llegó a la escena luego de que su superior entonces, la teniente García, hubiera llegado a la residencia del matrimonio Casellas Paredes.

En la mesa, en frente del cadáver de Paredes, García señaló que había un vaso con un líquido que parecía ser jugo de china, un “lighter” y un periódico abierto. La exoficial municipal, también observó que en los alrededores del cuerpo, había dos casquillos, uno debajo de la mano derecha de ella y otro debajo de la silla.

Tras retirarse del área de la terraza, Mercado por su parte se encontró, con dos paramédicos que habían llegado a la escena, para atender una querella de persona herida.

“Ahí llegaron unos compañeros paramédicos y les notifiqué que no había persona herida, sino muerta”, le dijo Mercado al personal de Emergencias Médicas. Los paramédicos observaron sin acercarse, al cuerpo de Paredes y se retiraron.

Poco después, según el expolicía Mercado, se presentó una persona mayor, bajito, blanco, de pelo blanco, que se identificó como el juez Casellas y dijo que era el padre del dueño de la residencia. El juez federal intentaba ganar acceso al área de la piscina pero la teniente García se lo impidió, señalando que había una escena y que debía retirarse. Casellas entonces, mira por sobre el hombro de García y ve el cuerpo de su nuera en el área de la terraza antes de retirarse.

Mientras el juez Casellas salía del área de la marquesina de la residencia, se encuentra con Pablo de frente y en tono severo le dice “ni una palabra”, según alcanzó a escuchar la teniente García.

Como parte del proceso de la investigación preliminar, García y oficiales de la Policía Estatal, pidieron a Casellas padre y a su hijo los datos de la víctima que yacía en la terraza, pero ambos se negaron a ofrecer información alguna. Ni si quiera dieron el nombre de la esposa del acusado o su edad.

De acuerdo con García, poco tiempo después, apareció una persona que se identificó como el abogado del señor Casellas padre. García identificó a esta persona en sala, señalando al abogado de la defensa, Harry Padilla. No obstante en los vídeos de noticias para las fechas de los hechos, la persona que se ven la residencia Casellas Paredes, es al también abogado defensor, Arturo Negrón García.

El juez José Ramirez Lluch declaró un receso en este punto para permitir al jurado tomar una merienda.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.