Relatan en el Senado secuelas de la Ley 7 en el Departamento de Salud.

541608_487960311233417_1258768709_nEL CAPITOLIO – La Asociación de Farmacias de la Comunidad (AFCPR), se opuso el jueves, en vistas públicas al Proyecto del Senado 828, medida que propone enmendar la Ley de Farmacias con el fin de incluir el concepto de ‘inspector’ y exponer los requisitos académicos que debe poseer el mismo.

María Isabel Vicente Mestre, directora ejecutiva de la AFCPR, sugirió que la medida sea descartada “para dar paso a una que verdaderamente resuelva el problema que los aqueja desde el 2009”. Según Vicente Maestre, “bajo la pasada administración y con la aprobación de la Ley 7, se le restó recursos humanos y económicos al Departamento de Salud, lo que resultó en un detrimento a la Secretaría Auxiliar de Reglamentación y Acreditación de Facilidades de Salud (SARAFS)”.

Durante la vista pública, Vicente Mestre explicó que SARAFS “se encarga de acreditar y reglamentar las facilidades de salud, entre otras funciones como el registro de medicamentos para la venta en Puerto Rico y aplicar la ley de Certificados de Necesidad y Conveniencia a aquellas instalaciones de salud que les aplica”.

“Entiendo que la razón de este proyecto es puramente económica, por lo que el Departamento de Salud debe identificar los fondos para pagar el salario que corresponde al farmacéutico inspector. Este proyecto es un parcho para un problema mayor, que debió haber sido resuelto hace mucho tiempo” expresó Vicente ante la Comisión de Salud y Nutrición que preside el senador José Luis Dalmau.

Otro de los deponentes fue el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico el licenciado Nelson Cordero, quien recomendó varias enmiendas a la medida, “sugerimos que en el Artículo 1.03 y en todos los incisos que lo mencionen deben nombrarse como ‘inspector auxiliar’” dijo Cordero González. Además recomendó que los inspectores tengan “un mínimo de 3 años de experiencia”.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico también mencionó que podrá ejercer como inspector auxiliar en la División de Medicamentos y Farmacia aquellas personas que posean un Certificado de Técnico de Farmacia otorgado por la Junta de Farmacia de Puerto Rico y que tenga el registro de profesionales vigente.

Cordero González solicitó que se incluya en el Proyecto del Senado 828 que los inspectores auxiliares solo podrán llevar a cabo inspecciones de establecimientos dedicadas a la distribución al por menor de medicamentos sin receta y de botiquines, excepto botiquines de oficina médica. “Podrán además, bajo la inmediata supervisión del farmacéutico inspector, ayudar en inspecciones de otros establecimientos.”

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.