Jóvenes empleados de SUBWAY® se convierten en empresarios y condueños de restaurantes a través de SAW

225304_114667518617243_4679537_nSAN JUAN – Enfocados en la meta de superarse para lograr un futuro mejor para ellos y los suyos, un grupo de empleados de SUBWAY® en Puerto Rico se unieron hace tres años para adquirir y administrar algunos restaurantes de la cadena como accionistas de una empresa que llamaron Sandwich Artists With Ambition, (SAWA).

Hoy día, los 56 socios de SAWA son los orgullosos propietarios de cuatro restaurantes, localizados en los pueblos de Toa Baja, Dorado y dos en Caguas.

Este concepto de empleados empresarios y condueños de restaurantes, exclusivo de SUBWAY® en Puerto Rico, fue idea de Lyle Swanson, director regional de franquicias de Subway, y presidente de Island Subway Island Development, quien apostó al esfuerzo, talento y, sobre todo, la ambición de los empleados más comprometidos con esta empresa para ayudarlos a convertirse en dueños de su futuro económico a través de la compra y administración de restaurantes de la cadena.

“Al transformarse en empresarios de esta forma, no solo se benefician ellos, sino que con su entrega para echar hacia adelante su propio negocio a través de un servicio de excelencia, ayudan a aumentar el nivel de satisfacción de los clientes con SUBWAY®, con lo que están aportando a la expansión y fortalecimiento local de la cadena”, expresó Swanson, sobre esta iniciativa que también ha impactado positivamente la economía de Puerto Rico, ya que además de sus contribuciones al fisco, SAWA es una fuente de empleo para otros jóvenes.

El primer restaurante que SAWA compró fue el de Levittown, que era propiedad de Swanson, quien se convirtió en el asesor principal de este consorcio de jóvenes artistas del sándwich, en su mayoría, menores de 30 años.

Swanson explicó que para reunir el capital necesario para comprar el restaurante, los 74 empleados que se asociaron originalmente en 2011, decidieron vender acciones entre ellos mismos. La aportación de cada socio fue de 300 dólares.

Para recuperar la inversión inicial más rápidamente y poder aspirar a reinvertir sus ganancias en la compra de más restaurantes, los socios accionistas trabajaron sin cobrar en este restaurante, mientras continuaron como empleados de otros dueños operadores, quienes actuaron como mentores para ayudarlos a continuar su evolución como empresarios para que tuvieran éxito en la administración de los establecimientos propiedad de SAWA.

Desde el comienzo, SAWA tiene una junta de directores que es la que lleva las riendas de la empresa de acuerdo con las decisiones que toman sus accionistas. Su presidenta, Elaine Sánchez, es una de las empleadas que aprovechó la oportunidad de convertirse en empresaria y desde 2011 ha ido aprendiendo en la marcha sobre la administración de un negocio, incluidos aspectos como contabilidad y manejo de los recursos humanos.

“Pasar de ser una artista del sándwich a condueña operadora de varios restaurantes SUBWAY® ha sido una experiencia enriquecedora en muchos sentidos”, expresó Sánchez. “A través de este aprendizaje, que aún continúa, he ganado la confianza necesaria para saber que puedo lograr el éxito como empresaria para asegurar la estabilidad económica que garantice mi bienestar y el de los míos. Definitivamente, ser parte de SAWA es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.”

SAWA promete continuar siendo un proyecto con mucho éxito y Sánchez continúa enfocada para lograr que próximamente el programa tenga más tiendas a su cargo y la joven emprendedora no descarta convertirse en dueña de su propia franquicia.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.