Bandera Azul en Playa Pelícano de Caja de Muertos

12-18-13 caja de muertoSAN JUAN  – El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) informó el miércoles que la Playa Pelícano de la Reserva Natural Caja de Muertos se viste de gala al ondear la Bandera Azul, galardón ambiental internacional que certifica la calidad de las aguas. “En el caso de la Reserva Natural Caja de Muertos, el galardón internacional Bandera Azul, le otorga un valor adicional.  Estamos muy orgullosos del mismo y de la labor que realiza nuestro personal asignado a la Reserva, especialmente, de María Teresa Chardón, su Oficial de Manejo.  Para esta temporada, logramos, entre otras cosas, crear un tablado en madera, reconstruir escaleras hacia la playa, cambiar las puertas y las barandas en los baños de composta, arreglar la rampa de acceso al baño para impedidos y reforzar un área del muelle. Estas mejoras no hubieran sido posibles sin la ayuda de grupos voluntarios como Amigos de Amoná y la de otros compañeros del DRNA”, expresó la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero.

La Bandera Azul es un programa de reconocimiento internacional que se le otorga a las playas y marinas cuando cumplen con criterios de seguridad y servicios, manejo ambiental, calidad de agua, e información y educación ambiental.

Desde el 2010, Caja de Muertos se convirtió en el primer área natural protegida con una Bandera Azul en todo el Caribe, administrada por una agencia de conservación como lo es el DRNA. Este año, el DRNA logró cumplir con todos los criterios y requisitos de evaluación para poder ondear la Bandera Azul por cuarto año consecutivo en Playa Pelícano.

El Programa cuenta actualmente con la participación de 41 países y con más de 3,400 playas y marinas que ondean el galardón. En Puerto Rico, la Organización Pro Ambiente Sustentable (OPAS), administra el Programa como representante único de la Fundación de Educación Ambiental (FEE, por sus siglas en inglés). Para más información sobre Bandera Azul, pueden acceder a: www.opaspr.org.

Caja de Muertos cumplirá 34 años de haber sido designada como una Reserva Natural el 2 de enero de 2014.  El área incluye Cayo Morrillito, Cayo Berbería y sus aguas circundantes.  La Reserva exhibe arrecifes de coral, manglares, playas arenosas, costa rocosa, bosque xerofítico (seco y espinoso) y cuevas.  Entre sus atractivos, cuenta con una vereda de “snorkeling” y el Faro, que pertenece a la Guardia Costera.

Adsemás, posee aves marinas residentes y migratorias, algunas de ellas en peligro de extinción; reptiles, tortugas marinas (carey y tortugas verdes que anidan en las playas del sur), mamíferos marinos (delfines y manatíes) y una diversidad de organismos marinos, como erizos, estrellas, pepinos de mar, múltiples especies de peces, cobos y cangrejos.

Entre su flora, se han identificado las especies raras: Waltheira calciola, Bulbostylis curasavica, Chamaesyce cowelli, Myrtus bellonis y Portulzcz czulerpoides, éstas últimas dos son endémicas y la especie en peligro de extinción higo chumbo (Harrisia portoricensis), introducida por el DRNA.

Debido a la fragilidad de los ecosistemas en la Reserva, el límite máximo de personas es de 300 a 325, dependiendo de la época del año (Orden Administrativa 2002-03).

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.