Toabajeños establecen campamento en contra de paseo para bicicletas

UnknownTOA BAJA – Ante la posibilidad de la construcción de un proyecto de un paseo para ciclistas en asfalto sobre la playa de Levittown, un grupo de toabajeños ha establecido un campamento en el lugar con el propósito de detenerlo.

El proyecto consiste de una ruta asfaltada para bicicletas, de 10 pulgadas de espesor y de 14 pies de ancho que discurrirá a lo largo de un kilómetro y medio de la zona aledaña a la playa. Según el portavoz del grupo, Juan Camacho, el proyecto discurrirá por la zona “marítimo-terrestre, removiendo arena, árboles, palmas, dunas y vegetación playera”.

Camacho afirmó que la construcción cuenta con “permisos dudosos y obtenidos con información falsa”.

“Nos negaron vistas públicas, no han cumplido con el requisito de colocar un rótulo que identifique el mismo e hicieron trucos para no requerir una Declaración de Impacto Ambiental, tan importante para una construcción en área tan sensitiva”.

El líder comunitario, que dirigió en el pasado un grupo de oposición al llamado proyecto de “Vía Verde”, sostuvo que la violación mayor consiste en construir dicha carretera en un área de comprobado riesgo de inundaciones, marejadas y tsunamis.

“Nuestra Comunidad es testigo de las inundaciones y marejadas que han impactado a la Playa en los últimos años, aún sin ocurrir tormentas o huracanes. El deterioro de la playa, causado por la erosión de las últimas décadas, es una característica visible que ningún funcionario puede refutar. No empece esa realidad, pretenden empujar un proyecto que lejos de ser recreativo, sería destructivo para nuestra costa”.

Aunque parte del litoral costero de Levittown ha sido previamente impactado por caminos de arena improvisados por conductores que se adentran en sus vehículos a la costa, aún mantiene zonas de abundante vegetación y dunas. La playa además colinda con el bosque costero de Punta Salinas, uno de los pocos existentes en la región.

En 1996, la zona fue eje de una controversia entre los residentes, grupos ambientalistas y el entonces alcalde Víctor Soto, que había propuesto un “Frente Marítimo” que se extendería por toda la costa hasta el Balneario de Punta Salinas, afectando parte del bosque y las dunas.

El Campamento, establecido en el mismo lugar donde comenzaría la construcción, es visitado durante las primeras horas de la mañana y de la tarde por miembros de la comunidad. Los domingos, desde las 2:00 de la tarde, hay casa abierta.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.