Saludo al curso de oficiales “General ” Juan José Neira (1963)

A mis compañeros del curso General “Juan José Neira “ (1963) Jairo A. López Salamanca

Barco Gloria 014Recuerdo mis tiempos de escuela, sí, los tiempos en mi alma mater, la escuela militar José María Córdova en mi amada Colombia. En ese entonces para distinguirnos de acuerdo al año de ingreso como cadetes, se nos asociaba con nombres de animalitos. A los más antiguos se les llamaba ovejos, a los siguientes se les llamaba chivos y a los nuevos o últimos en ingresar, recabros.
Bien, resulta que un día de diciembre del año 1963 todos estos seres humanos (animalitos) con distintivos correspondientes a diferentes armas, salimos de nuestra escuela luciendo una estrella en nuestros hombros. Dejamos al olvido apodos y diferencias de ingreso a la escuela y unidos por más de medio siglo pertenecemos al curso de oficiales “General, “Juan José Neira”; nombre escogido por nuestro capitán comandante de compañía, Nelson Mejía Henao (Q.E.P.D).
Con esa estrella bien brillante egresamos de nuestra escuela como Subtenientes, allí se nos despidió con todos los honores. Por última vez ovejos, chivos y recabros nos despedimos en nuestro uniforme de gala. Quizás por la alegría de recibir esa estrella, nunca pensamos que esta sería la primera y última ocasión de estar juntos. Muchos de nuestro curso llegaron a obtener varios grados en el escalafón militar, distintivos y condecoraciones. Algunos llegaron a obtener los soles de General, el máximo grado militar. Otros descansan en paz y no estuve presente para despedirlos. A muchos nos toco el destino de llevar esa estrella por el resto de nuestras vidas, llevando con orgullo nuestro grado de oficial en retiro. Aunque tomamos diferentes caminos y llegamos a lugares desconocidos, lo hicimos siempre recordando a nuestros compañeros.
Hoy, pasados 50 años, todos regresamos al traje de civil, muy diferente al que ovejos, chivos y recabros guardamos y cambiamos por el uniforme al iniciar nuestra carrera militar. Es sorprendente el talento, disciplina y cualidades humanas de los compañeros oficiales egresados en nuestro curso, el cual produjo durante estos pasados 50 años oficiales subalternos, superiores y generales; abogados, ingenieros, empresarios y profesionales destacados. Siempre estaremos agradecidos de la responsabilidad, educación, ética, moral y conocimientos aprendidos en nuestra escuela militar. Cumplido nuestro deber, hoy sin el uniforme, insignias ni condecoraciones compartirmos diferentes costumbres, climas y comunidades en union de nuestra esposa, hijos, nietos y compañeros que nunca olvidamos, de esta manera continuaremos celebrando los éxitos de nuestra familia Neira..
Los tiempos pasan, igual que los vestidos y uniformes cambian de estilo y forma, pero lo que nunca debe cambiar es el honor, la dignidad y el respeto al ser humano que decorosamente cumplió sus deberes y funciones militares o de policía, en mantener libre y soberana nuestra gran nación.
Es de conocimiento mundial que los militares por décadas en Colombia al servicio de las Fuerzas Armadas y de Policía, luchan valientemente en combatir el secuestro, el narcotráfico, la narco-guerrilla, la criminalidad y la delincuencia. Me sorprende, que organizaciones no gubernamentales estén al servicio de los delincuentes y la corrupción política; especialmente el sistema jurídico Colombiano actual, encargado de humillar, juzgar y sentenciar a hombres de honor que en el pasado decorosamente defendieron y cumplieron sus servicios a la patria.
¿Cuál será el futuro de los hombres y mujeres que cumplen estrictamente su servicio al presente en las Fuerzas Armadas y de Policía? Quizás el miedo de enfrentarse es a estos organismos, políticos corruptos y sistemas de justicia les impida cumplir con valor y dignidad estos valiosos servicios a la patria. Las consecuencias serán grandes para todos los colombianos, especialmente, las nuevas generaciones continuaran viviendo injustamente en una patria sin esperanza. La libertad, el honor y la dignidad de nuestros compañeros, actualmente víctimas de los sistemas de justicia y la corrupción política en Colombia continuará.
Pero hoy el motivo principal de escribirles es felicitarlos y celebrar juntos la alegria de cumplir 50 años de recibir nuestro primer grado de oficiales del ejército, entregado en nuestra Escuela Militar de Cadetes de Colombia. Siempre les recuerdo con gran respeto y admiración.
Su compañero,

Jairo Alfonso López Salamanca, Ed.S.                                                                                                                                                                    Director Diario de Puerto Rico

Lista de Oficiales egresados del Curso Juan José Neira (1963)

video

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.