Para el MINH la violencia de género es una emergencia nacional

160x160-dOqSAN JUAN – La copresidenta del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Wilma E. Reverón Collazo, enfatizó el jueves que el más reciente evento de violencia de género perpetrado contra Ivonne Negrón Cintrón, la mujer asesinada y descuartizada en Gurabo, no debe quedar en las líneas de las frías estadísticas. “Lo brutal del evento demuestra que la violencia contra la mujer se ha ido agravando en su manifestación ante el poco efecto disuasivo que representa la posibilidad y efectividad del sistema de justicia criminal al que podría enfrentarse el agresor en su día”, dijo la dirigente hostosiano en un comunicado de prensa.

Reverón Collazo señaló que según Servicios Legales de Puerto Rico, en Puerto Rico se reportan más de 13,000 casos de violencia doméstica al año y las mujeres son las principales víctimas.

“Sin embargo, esta alarmante incidencia de violencia contra la mujer no ha sido asunto de prioridad para las instituciones del gobierno ni desde el punto de vista social ni desde el punto de vista de la justicia criminal”, expresó.

Para la copresidenta del MINH, resulta preocupante que el Departamento de Educación no figure como parte del Protocolo Interagencial para Proveer Orientación a Víctimas de Violencia Doméstica y Coordinar Intercambio de Información.

Añadió que “tampoco se evidencia que haya voluntad política de utilizar los espacios que los medios de televisión y cine dedican a programas y películas que promueven los peores estereotipos sobre la mujer y de las relaciones entre, para pautar segmentos de educación que contrarresten el bombardeo de los modelajes negativos”.

Asimismo, la dirigente mostró preocupación sobre el quehacer de la Oficina de la Procuradora de la Mujer.

“Una mirada a la página de la Oficina de la Procuradora de la Mujer evidencia que la misma no ha sido actualizada en años, tanto en sus estadísticas como en información, salvo para cumplir con requisitos de programas federales mediante la publicación de planes de implementación en el idioma inglés”, indicó quien también criticó el tratamiento que algunos medios le han dado al caso.

“Es hora de que el gobierno de Puerto Rico y la sociedad, en sus instituciones tanto públicas como privadas, dediquen tiempo a la reflexión sobre este tema, provean medios de educación y sensibilización sobre el mismo y sobre todo estén atentos a las conductas de personas que puedan levantar bandera roja sobre la peligrosidad de las mismas para tomar acciones preventivas”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.