Jóvenes hostosianos llaman a boicotear Venta del Madrugador

viernesnegro010.940.600SAN JUAN – Los integrantes de la Juventud Hostosiana (JH) del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) hicieron un llamado el miércoles a boicotear la tradicional Venta del Madrugador, que según ellos, refuerza el gran estado de precariedad económica de Puerto Rico y su maltratada clase trabajadora. “La Juventud Hostosiana invita al pueblo a repudiar y boicotear estos bochornosos actos que anualmente laceran nuestra economía, trabajadores y dignidad como pueblo”, expresaron en un comunicado de prensa al señalar que no hay nada que celebrar ese día y que no marca el inicio de la época navideña en la isla.

Los jóvenes hostosianos repudiaron la participación en un evento que “nos recuerda que nuestra Isla continúa siendo un gran experimento económico para las grandes cadenas multinacionales con sede corporativa en los Estados Unidos principalmente”.

“Se reafirma el bochornoso sitial del país como un paraíso para los principales actores que rigen la economía global y se lucran con la mano de obra de trabajadores, que en ciudades como San Juan, Ponce, Caguas, Chicago, Baltimore, Philadephia, Los Ángeles, y muchas otras, deben abandonar el tiempo de esparcimiento familiar de Acción de Gracias para recibir salarios míseros y tratos injustos”, criticaron.

Entretanto, denunciaron que ese día deja al descubierto la “vil mentira” del gobierno puertorriqueño en torno a la creación de 50,000 empleos que ayudarán a retener jóvenes profesionales en la Isla.

“Nadie en su sano juicio puede creerle al gobernador Alejandro García Padilla en su idea de que Puerto Rico progresará económicamente y mantendrá una fuerza laboral joven si se continúan proveyendo incentivos para la creación de empleos explotadores dentro de nuevos centros comerciales localizados en las áreas sub-urbanizadas del país”, sostuvieron.

Asimismo, cuestionaron el argumento de alcaldesas y alcaldes en torno a su trabajo para revitalizar cascos urbanos tradicionales, cuando eventos como el Viernes Negro acentúan la primacía de los centros comerciales y sus establecimientos, en detrimento de la actividad económica y social de los centros antiguos municipales.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.