Graves las consecuencias de fumar en la salud sexual y reproductiva

25SAN JUAN – La persona que fuma una cajetilla de cigarrillos al día, que equivale a 20 cigarrillos, tiene un 60 por ciento de probabilidad de padecer disfunción eréctil, informó el viernes, el Departamento de Salud (DS).

Existe evidencia científica que ha demostrado esta correlación. Incluso, estudios realizados por la Universidad de Tulane con cerca de 8 mil veteranos de guerra demostró un vínculo significativo entre el fumar y la disfunción eréctil. Estos datos fueron revelados durante la Cumbre de Control de Tabaco: Previniendo Enfermedades Crónicas, organizada por el Departamento de Salud y la Coalición Para un Puerto Rico Libre de Tabaco.

La doctora Gloria Mock en la conferencia: Uso de Tabaco y la Sexualidad: Efectos y Consecuencias detalló el impacto del uso del tabaco en hombres, mujeres y adolescentes, destacando que éstos últimos, usualmente, fuman por rebeldía. “Las consecuencias del uso del tabaco y sus derivados no se ven hasta 10 o 15 años después. Se sabe que en los hombres el fumar afecta la circulación sanguínea y como consecuencia, la respuesta de la erección. En las mujeres puede ocasionar hasta retraso en el orgasmo porque la vagina no se dilata y hay una reducción en la lubricación. Por lo tanto, el órgano no se prepara para la relación sexual”, destacó la sexóloga.

Para Alex Cabrera, epidemiólogo de la División de Control de Tabaco y Salud Oral del DS esta situación es preocupante. “Estamos viendo un promedio de jóvenes que comienza a fumar entre los 12 y 13 años de edad. Si vemos las consecuencias de fumar en 10 años, a los 25 años de edad estos jóvenes además de presentar condiciones como la hipertensión y la diabetes también van a tener problemas de salud sexual a temprana edad. No nos habíamos enfocado en esto pensándolo desde la perspectiva de las enfermedades crónicas. Tenemos que cambiar los paradigmas y establecer nuevas estrategias de prevención de uso de tabaco dirigidas a los adolescentes”, señaló el epidemiólogo quien conoce casos de personas que fuman hasta dos cartones de cigarrillos en cuatro días.

Otras de las consecuencias del tabaco en la salud sexual de la mujer que se discutieron en la conferencia, incluyeron el tener dolor en el acto sexual, el deterioro del tejido vaginal y la reducción en la fertilidad. Mock destacó que en las mujeres embarazadas el uso del tabaco puede provocar embarazos ectópicos. Incluso, la placenta puede separarse del útero, podría causar sangrado, rompimiento de fuente prematuramente y hasta muerte fetal. Los niños que nacen de madres fumadoras pueden enfrentar problemas en el corazón, testículos no descendidos y asma, entre otras condiciones.

“Aunque el mal aliento es el disuasivo sexual por excelencia, como consecuencia del uso del tabaco los hombres también podrían desarrollar la enfermedad Peyronie. Esto implica una deformidad en el pene. Igualmente, se les reduce el contaje de espermatozoides lo que contribuye a los problemas de esterilidad”, añadió la doctora Mock.

Según los datos del Puerto Rico Behavioral Risk Factor Surveillance System la prevalencia de uso de tabaco para el año 2012 fue de 12.6 por ciento. Antonio Cases, director de la División de Tabaco y Salud Oral detalló que la evidencia científica apunta a que 17 de cada 100 hombres son fumadores mientras que nueve de cada 100 mujeres lo son.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.