Comienza a recuperarse el sapo concho en la isla

11-11-13 Sapo ConchoSAN JUAN – La secretaria de Recursos Naturales y Ambientales, Carmen R. Guerrero Pérez, firmó un memorándum de entendimiento con el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y la Asociación de Zoológicos y Acuarios (AZA por su siglas en inglés), dirigido a continuar el proceso de cooperación y colaboración para la recuperación del sapo concho, el cual comienza a dar muestras de estabilización. La secretaria explicó que el Sapo Concho es el único sapo endémico de Puerto Rico y que se encuentra en peligro de extinción desde 1987 debido a la destrucción de su hábitat. En el pasado el sapo concho, habitaba en la zona cársica norteña entre Arecibo e Isabela y desde Coamo hasta Guánica en el sur. Aunque hay unas poblaciones introducidas en Coamo, Barceloneta y Yauco, la única población con carácter reproductivo se encuentra en el Bosque Estatal de Guánica.

Guerrero Pérez informó que la población natural del Bosque Seco de Guánica ha aumentado, por lo que se considera una población estable. “Me complace comunicar que gracias al esfuerzo y la participación activa de estas entidades, de grupos comunitarios y voluntarios, nuestro sapo concho comienza a mostrar señales de recuperación”, indicó.

Añadió que al momento se estima que hay una población de entre 2,500 a 3,000 individuos de esta especie en Puerto Rico.

Desde 1998 se estableció un grupo de trabajo para colaborar en la conservación y en el manejo del sapo concho. En este grupo multisectorial e interagencial participan organizaciones no gubernamentales y miembros de la academia.

Como parte del Programa de Manejo Cooperativo del Sapo Concho, la especie es asistida en su proceso de reproducción en cerca de 11 zoológicos de los Estados Unidos. Una vez se logra la reproducción de los renacuajos, éstos son transportados a Puerto Rico para ser introducidos en las charcas que maneja el DRNA y otras entidades no gubernamentales, como el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico y Ciudadanos del Karso, para luego ser monitoreados por los miembros del grupo de trabajo.

Para Dianne Barber de la AZA, el mencionado programa “es el programa de reintroducción de anfibios más largo y continúo en el mundo”. Según Barber, esta experiencia permitirá que en momentos en que se establezcan proyectos similares el caso del sapo concho servirá de modelo mundial.

Por su parte, Edwin Muñiz del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre afirmó que la importancia de la colaboración en este Programa ha sido vital por todos estos años. Reiteró que sin la ayuda de la AZA este Programa no estaría donde está y destacó la aportación de diversos esfuerzos a distintos niveles por distintas entidades y personas.

Finalmente, se indicó que la meta del Programa de Manejo Cooperativo del sapo concho es establecer y mantener seis poblaciones en la Isla, tres en la zona norte y otras tres en la zona sur con un promedio de entre 1,500 y 2,000 individuos cada uno. Tanto el DRNA como la mencionada Agencia Federal esperan establecer cinco áreas de reproducción.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.