Aseguran señalamientos de la contralor en Guaynabo fueron corregidos

logo_guaynaboGUAYNABO – La vicealcaldesa Aurialis Lozada Centeno y el auditor interno del Municipio Autónomo de Guaynabo, Carlos García Rosado, informaron el miércoles que la oficina del alcalde, Héctor O’Neill asumió atención inmediata ante los 12 hallazgos contenidos en un Informe de Auditoría de la Oficina de la Contralor (OC).

“Hemos tomado las medidas correctivas de rigor e incluso algunas de éstas fueron sometidas a los auditores de la OC, pero los señalamientos prevalecieron en el Informe, incluso las contestaciones amplias, detalladas y documentadas que fueron sometidas a la OC, fueron editadas en el informe lo cual priva a los ciudadanos de esa información”, dijo Lozada Centeno en un comunicado flanqueada por el auditor interno.

La vicealcaldesa, comentó que del total de 12 hallazgos, 11 son de índole administrativos que recibieron corrección inmediata.

Explicaron que el municipio contrató una firma especializada en evaluación de fraude para profundizar en la investigación de aquellos hallazgos que lo requerían, en coordinación con la Oficina de Auditoría Interna del Municipio.

No obstante, sobre la reparación de vehículos oficiales en el que se sometieron al Municipio cotizaciones falsas, Lozada Centeno explicó que el mismo fue revelado en primera instancia por intervención propia del Municipio. “El caso está sometido a Justicia para que ellos determinen el curso a seguir”, sostuvo la vicealcaldesa.

Agregó que, sin embargo, los funcionarios municipales a cargo de verificar la veracidad de los documentos sometidos “no actuaron con diligencia por lo que fueron separados de sus cargos”.

Los funcionarios indicaron como medidas correctivas que se tomaron en el área de reparación de vehículos oficiales, a partir de diciembre de 2011 se establecieron controles y procedimientos para la obtención de las cotizaciones y se asignó otro Agente Comprador para tal función. Tales procedimientos incluyen la verificación, certificación y adjudicación de las cotizaciones por parte de la Directora de Compras.

De otra parte, se relevó de sus funciones al agente comprador señalado y posteriormente suspendido; se relevó de sus funciones al director del Departamento de Transportación que estuvo a cargo de aprobar los trabajos Non-Contract; y se refirió al Departamento de Justicia y a la Oficina de Ética Gubernamental el informe emitido por la Oficina de Auditoría Interna, para las acciones correspondientes.

Asimismo, indicaron que se contrató una compañía especializada en evaluar casos de fraude para profundizar en la investigación en coordinación con la Oficina de Auditoría Interna.

En relación al señalamiento sobre las obras realizadas, alegadamente, para evadir el proceso de subasta, la vicealcaldesa dijo que se difiere de la conclusión de la OC, por entender que las obras presentan características distintas como vida propia, no relacionadas entre sí; que estaban localizadas diferentes barrios y sectores del municipio; que se realizaron en diferentes fechas y que tenían diferentes especificaciones.

Por otro lado, los funcionarios alegaron que la OC no puede aludir fraccionamiento de contratación para las obras en cuestión, por que los dos contratos por la suma de 143,090 dólares para la construcción de muros es necesario destacar que los Sectores Corea y Sevilla en el Barrio Guaraguao, son distantes uno de otro por lo que son obras independientes una de otra.

Además, los siete contratos montantes a 606,293 dólares para la construcción de muros y viviendas de interés social en los Barrios Mamey, Frailes, Santa Rosa III, Santa Rosa I y Camarones, fueron realizados en distintos sectores con especificaciones distintas y sus respectivos permisos de construcción y uso, en el caso de las viviendas de interés social. Cada uno de estos proyectos tiene vida propia y son independientes uno del otro.

También indicaron que los tres contratos por 313,980 dólares para la construcción de muros en los barrios Mamey y Guaraguao, también fueron realizados en distintos sectores con especificaciones distintas y vida propia independiente.

Lozada Centeno mencionó un análisis realizado por un ingeniero contratado para auditar los proyectos de construcción en coordinación con la Oficina de Auditoría Interna, quien concluyó que “bajo ningún concepto constituyen un solo proyecto original sujeto a fraccionamiento; éstos no constituyen fases de un mismo proyecto”.

Afirmó, por otro lado, que la adjudicación y contratación de las referidas obras fueron mediante un proceso de subastas informales reglamentado por el Municipio mediante el cual se solicitan cotizaciones por invitación y se realiza una apertura de pliegos, similar al proceso subastas formales. Tales procedimientos forman parte del Reglamento de la Junta de Subastas del Municipio de Guaynabo, en su Artículo V, Sección 5.001.

Señalaron que el Municipio Autónomo de Guaynabo obtuvo reconocimiento año tras año por la Oficina del Contralor durante el tiempo en que dicha oficina otorgaba a los municipios sus premios por el cumplimiento al 100 por ciento de todos los requisitos que conforman las guías de la más sana administración pública.

Contáctenos

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.