Se unen sindicatos de Edificios Públicos para exigir destitución de director ejecutivo

ID AEPSAN JUAN – La Unión Independiente de Empleados de la Autoridad de Edificios Públicos, la Unión de Empleados de Oficinas y Profesionales y la Asociación de Gerenciales, se unieron por vez primera el lunes, para exigir la remoción del director ejecutivo de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), Gil Rodríguez Ramos.

“Le estamos pidiendo la renuncia o que la Junta de Directores, lo destituya por todas las cosas que están pasando. Estamos aquí exigiendo que todo ese trabajo que hemos hecho los trabajadores, no se caiga ahora”, manifestó, el presidente de la Unión Independiente de Empleados de la AEP, Luis Reyes.

El grupo señaló asuntos como la contratación de personal y de una firma de abogados, en contraposición a las reglas y leyes de la agencia, además de mantener un patrón de hostilidad en la AEP.

“La Fortaleza ha preferido el silencio ante esta situación que fue señalada por la propia exdirectora de la División Legal de la AEP, licenciada Liza M. Durán Ortiz ante la Junta de Directores; por lo que fue destituida de su puesto por hacer sus funciones”, denunció Reyes.

Las organizaciones indicaron que el próximo 24 de octubre, se efectuará una reunión en la AEP; para entre otros asuntos, discutir las denuncias hechas contra Rodríguez Ramos.

Entre los puntos que resaltaron los dirigentes sindicales, se mencionó el asunto de los bonos en el área de las Corporaciones Públicas y el efecto negativo que cualquier denuncia de irregularidades en la AEP pudiera ocasionar en el mercado de inversiones.

Por su parte, el director ejecutivo de la Autoridad de la AEP, Gil A. Rodríguez Ramos, negó las acusaciones los sindicatos y les recordó que accedió a los acuerdos de aumentos salariales de los gremios.

“Nadie en esta corporación está autorizado a incurrir en conducta que violente los reglamentos administrativos y manuales de normas, independientemente si es o no empleado unionado, delegado unionado, empleado de confianza o empleado gerencial. Es inverosímil que luego de haber negociado de buena fe y se hayan otorgado 13.5 millones anuales en aumentos y beneficios marginales, se pretenda que la Autoridad renuncie a los poderes y prerrogativas tradicionales de la gerencia, incluyendo la facultad de tomar acciones disciplinarias justificadas”, precisó el funcionario en comunicado de prensa.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.