Proponen investigar cambio de horario de las Lanchas de Cataño

notimas_squared_0111EL CAPITOLIO – La senadora por el Distrito de Bayamón, Migdalia Padilla Alvelo, radicó la Resolución del Senado 549, a los fines de ordenar a la Comisión de Gobierno, Eficiencia Gubernamental e Innovación Económica de ese Cuerpo Legislativo, a realizar una investigación sobre los cambios en el horario de los servicios ofrecidos por la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), referente a la ruta de Cataño – San Juan.

Según la Exposición de Motivos, “por décadas, el servicio de lanchas entre Cataño y San Juan ha sido una de las formas de transportación más utilizadas en el país, que le ha facilitado a centenares de personas acceder a la ciudad capital para trabajar, disfrutar de sus atracciones o realizar importantes gestiones en las oficinas gubernamentales. De esa forma, las personas que provienen de municipios como Bayamón, Cataño, Toa Baja, entre otros, tienen una ruta directa, rápida, económica, segura y colectiva a la capital. Así, pueden prescindir del uso excesivo del automóvil, lo que representa un ahorro en gasolina, y se aseguran de llegar a tiempo a su destino, entre otros beneficios.”

“Por años, la ATM ofrecía un horario de servicios que se ajustaba a las necesidades de sus usuarios, en particular, durante las horas de mayor uso. Especialmente para aquellas personas que se dirigen a San Juan a trabajar, la ATM ofrecía un servicio de lanchas que partía de ambos puntos en un horario especial, de forma tal que cada 15 minutos partiera una de las lanchas. Para ello, la ATM utilizaba dos embarcaciones simultáneamente”, explicó la senadora.

Por otro lado, la legisladora añadió que recientemente la ATM implementó una serie de cambios operacionales, algunos de los cuales entran en conflicto con la misión del servicio que debe tener dicha corporación pública.

“Entre estos, se modificó el horario de servicios de lanchas, eliminando el horario especial durante la mañana y ciertas horas de la tarde; es decir, el período de mayor uso. Además, redujo el número de embarcaciones empleadas a una sola lancha. Por consiguiente, se incrementó considerablemente el tiempo de espera entre partidas de lanchas, incluso en las horas de más uso. Ese cambio se llevó a cabo sin realizar vistas al respecto, consultar a los usuarios o analizar el impacto que podría tener sobre el propio servicio, ante una posible merma en la cantidad de usuarios, que pudieron haberse afectado negativamente por el cambio. Es decir, afecta negativamente tanto a los usuarios, como a la propia Autoridad”, mencionó.

Finalmente, Padilla expresó que “si las dos lanchas estaban funcionando bien, y no se había registrado una reducción en la cantidad de usuarios, entonces, no se justifican estos cambios de horarios y la paralización de una de las lanchas. A menos, por supuesto, que las verdaderas intenciones sean desmantelar la agencia o promover su privatización”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.