Niegan se estén espiando conversaciones con grilletes GPS

indexSAN JUAN – El director de la Oficina de Servicios con Antelación al Juicio (OSAJ), Abid Quiñones negó el miércoles que se estén espiando conversaciones a través de dispositivos de supervisión electrónica con la tecnología de posicionamiento global (GPS). “Para nada. Cuando nosotros instalamos un dispositivo GPS para los casos de Ley 54 hay únicamente dos instancias en las que nosotros nos comunicamos con el imputado a través del dispositivo”, dijo Quiñones en entrevista radial (WAPA Radio).

Quiñones detalló que las ocasiones en las que puede haber comunicación con el imputado es cuando se acerca a la víctima del delito y se le envía una señal mediante vibración o con una alarma. Indicó además, que al instalarse el grillete, el imputado firma un contrato que establece que puede ser llamado si viola una de las condiciones.

En segunda instancia, puede haber comunicación a través del grillete si el imputado tiene alguna emergencia. Éste puede oprimir un botón para comunicarse con la compañía de Utah contratada para manejar los grilletes y notificar la situación.

“Son las únicas dos instancias cuando nos comunicamos con el imputado a través del dispositivo electrónico. Para nada se viola la intimidad del imputado, ni se graban las conversaciones con su abogado o con un tercero. Eso está garantizado totalmente”, aseguró el funcionario.

Indicó que en el nuevo proceso de subastas del sistema de grilletes con GPS, le exigirá a la compañía que contraten, que se suscriba un acuerdo de confidencialidad mediante el que se pudiera rescindir el contrato si se viola el derecho a la intimidad o a la presunción de inocencia de los imputados.

Las declaraciones de Quiñones se dieron luego que el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) revelara un caso en el que el abogado Fermín Arraiza Navas descubriera la posibilidad de que se estén espiando las llamadas de los imputados cuando en abril de 2013 un hombre le consultó para que le representara en un caso criminal de violencia doméstica.

Arraiza Navas relató que había tenido otro cliente con un grillete electrónico con GPS el cual comenzó a vibrar durante una consulta legal entre ambos. El Tribunal celebró una audiencia sobre el asunto y escuchó el testimonio de un agente del Departamento de Corrección que trabaja en el centro de monitoreo de imputados libres bajo fianza de la OSAJ.

Desde la sala del Tribunal el agente hizo una llamada telefónica a través del aparato a una técnica de la compañía SecureAlert que es la contratada para ofrecer y operar los grilletes. La mujer estaba en Sandy, Utah. Posteriormente, la juez Elizabeth Linares Santiago ordenó la remoción del aparato en la Oficina de los Alguaciles del Tribunal durante el tiempo necesario para que el acusado y su abogado se reunieran en privado.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.