Jefe de Bomberos firma orden para prohibir uso de velas en centros de cuido

images1-155x1551CATAÑO – Como parte de las actividades del Cuerpo de Bomberos en la Semana de Prevención de Incendios, el jefe del Servicio de Bomberos, Ángel A. Crespo Ortiz, firmó una orden para prohibir el uso de velas o cualquier tipo de material con flama abierta en centros de cuido a envejecientes y niños; y entregó siete vehículos para atender situaciones de emergencias y fuegos forestales en la Isla.

La orden de prohibición se extiende al uso de velas, incensarios y artículos similares que producen llama abierta en ocupaciones institucionales y residenciales que se dediquen a albergar personas las 24 horas del día o que se les brinde servicios de cuidado personal, de salud o supervisión.

La firma de la orden fue realizada en medio de una actividad en la que se iniciaron como miembros del Club de Bomberitos Escolares, unos 25 alumnos de la escuela elemental Puente Blanco de Cataño. Éstos recibirán orientación sobre medidas básicas para prevenir incendios u otras emergencias y se convierten en orientadores de sus compañeros de escuela y de su comunidad.

“Hemos determinado crear esta orden del Jefe del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico en virtud de la Ley 43 del 21 de junio de 1988, que establece la obligación de prevenir y combatir fuegos, salvar vidas, garantizar a los ciudadanos en general una protección adecuada contra incendios y tomando como referencia los incendios que han ocurrido en centros de cuido a envejecientes donde han fallecido tres envejecientes y un infante y en donde se ha puesto en riesgo su seguridad”, dijo Crespo Ortiz.

Los inspectores del Negociado de Prevención de Incendios del Cuerpo de Bomberos anualmente visitan los hogares de ancianos y centros de cuido de niños e infantes, para otorgarles un endoso para su operación en la que se establece que el mismo cuenta con las medidas de prevención de incendios. No tener dicho permiso conlleva multas desde $500 hasta un máximo de $10,000 y/o el cierre de la facilidad de existir un riesgo evidente o inminente a la seguridad y protección pública.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.