Investigan casos de abejas africanizadas en la Isla

UnknownEL CAPITOLIO – Los representantes del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ángel Muñoz Suárez y Urayoán Hernández Alvarado, radicaron esta semana una resolución para investigar los procedimientos existentes en los departamentos de Agricultura y Salud para lidiar con los reportes de casos de enjambres de abejas en la Isla. “Durante los últimos años, se ha registrado un aumento en los enjambres de abejas africanizadas en Puerto Rico. Recientemente han sido reportados muchos casos de enjambres de abejas en lugares cercanos a hogares o donde pueden causar un daño inminente a cualquier persona, siendo el manejo de éste y de cualquier otro tipo de enjambre un trabajo que requiere un conocimiento especializado”, señaló Muñoz Suárez a través de una comunicación escrita.

De acuerdo al legislador novoprogresista, la situación se agrava cuando no todas las oficinas municipales de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) no cuentan con personal debidamente adiestrado para trabajar con abejas y poder responder a emergencias de presencia de enjambres.

“Uno de los principales propósitos de esta medida es que la AEMEAD adiestre por lo menos dos personas en el control y manejo de abejas africanizadas, de manera que puedan ofrecer orientación a la ciudadanía sobre el particular y ayuden a resolver situaciones o emergencias, donde la vida y seguridad de seres humanos estén en riesgo”, aseguró Hernández Alvarado, quien es el portavoz de la delegación del PNP en la Comisión de Agricultura.

El comportamiento de la abeja africanizada se estimula con los olores fuertes como lo son el perfume y el sudor, las vibraciones y los ruidos estridentes de motores causando despliegues de las abejas con la intención de defender su hábitat y alejar el intruso, que en muchas ocasiones no se ha percatado de la ubicación o presencia de la colonia en el lugar.

Se estima que por cada enjambre que entra en contacto directo con residentes habrán entre cinco y diez adicionales que entrarán al medio ambiente para continuar reproduciéndose libremente. Esta reproducción desmedida de abejas silvestres, ha ocasionado una reducción drástica en la producción de miel en la Isla.

“Si no controlamos ese volumen de colonias silvestres desmedido la seguridad pública seguirá confrontando dificultades con el número de colonias silvestres que entran a las residencias y la industria apícola pudiera desaparecer o verse seriamente afectada”, continuó diciendo Muñoz Suárez.

Por otro lado, Hernández Alvarado recalcó que las autoridades no disponen de los datos que les permitan localizar inmediatamente a un apicultor cualificado, de manera que se logre controlar la situación de peligro que puede representar un enjambre o, de personarse cualquier apicultor o personal gubernamental calificado, deciden acabar con el enjambre y no proceden a llevárselo, con las debidas precauciones, y reubicarlo en un lugar seguro.

La Resolución de la Cámara 744 ordena a la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales a realizar un abarcador estudio sobre los protocolos utilizados ante reportes de casos de enjambres de abejas, así como los pasos tomados por los apicultores puertorriqueños ante la situación.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.