Determinante el Desarrollo de Nuevos Sectores de Exportación en Puerto Rico: otra mirada a la “fuga” de talento.

Leslie Luciano 2San Juan- Los retos económicos que enfrenta Puerto Rico hace más de una década (y el hecho de que durante ese tiempo América Latina experimentó un crecimiento histórico del cual no participamos) siguen siendo la piedra en el zapato del empresarismo local, que titánicamente sigue sosteniendo buena parte de nuestra economía, dijo el director y fundador de la empresa local Fusionworks Inc., Leslie Luciano.

“Si bien es cierto que la pérdida o “fuga” de los sectores más educados y productivos del país es motivo de preocupación, no debemos confundir este fenómeno con temer a la exportación planificada de nuestros talentos a otros países, inclusive a aquellos con mayor desarrollo que el nuestro. Esa “exportación” es la herramienta más importante que tiene ahora mismo el empresarismo local para expandirse más allá de nuestras costas y ello dependerá, en gran medida, del diálogo y la colaboración que exista entre el sector público y el sector privado. Esto facilita el diseño de programas y estrategias orientadas directamente las necesidades de las empresas. Es ahí donde el Gobierno de Puerto Rico agregaría mayor valor al empresario local puesto que nuestro crecimiento es el suyo”, expandió Luciano.

Para la llamada “fuga de talento” tradicional existe una multiplicidad de factores –económicos, políticos, idiosincrásicos, sociales- que influyen en el ambiente en el que operan las empresas y que determinan en gran medida la posibilidad de que se generen nuevas oportunidades de negocios. “Pero no es lo mismo que “se fugen” a “exportar” nuestro talento de un modo estratégico”, dijo.

No es nada nuevo que numerosos estudios han demostrado que el crecimiento de la exportación tiene un fuerte impacto sobre el desarrollo de los países. Pero en Puerto Rico exportamos muy poco, y lo que tenemos para “exportar” es talento altamente adiestrado y educado. El empresario sostuvo que si el sector empresarial en Puerto Rico comienza por expandir sus servicios o productos (en nuestro caso particular, servicios tecnológicos) y usamos de punta de lanza ese talento que queda entonces “prestado” pero produciendo para empresas locales, podemos beneficiarnos de economías que están en pleno crecimiento, exponer a nuestros talentos a la globalización y hacer crecer a nuestras empresas locales.

Un ejemplo específico: la, Fusionworks que dirige Luciano, abrió oficinas en Florida y México, y hacen negocios en Panamá, República Dominicana y Guatemala, por mencionar algunos mercados. Han ayudado a potenciar proyectos de turismo médico, planificación y manejo de rendimiento. En el mercado mexicano trabajan la solución Prophix, un software que facilita la formulación de presupuestos, planificación, informes, consolidación y análisis financiero y estadístico. Prophix Software, Inc., una compañía canadiense, extendió a Fusionworks la representación de la línea de sus productos, no sólo a México, sino a Centroamérica, además de Florida y Puerto Rico.

“La exportación de la tecnología para inteligencia de negocios que ofrecemos nos permite ampliar los mercados en los que se comercializan nuestros productos dando paso a un crecimiento que no sería posible mirando únicamente el mercado de Puerto Rico De otra parte, expandirnos y exportar talento (que sigue laborando para nuestra firma local) es una manera de adquirir conocimientos a través del contacto con otras formas de organización de producción, otras estrategias comerciales, con nuevas necesidades tecnológicas y nuevas tendencias de otros mercados consumidores, que nos obligan a ser más eficientes”, añadió.

El sector público tiene un rol importante como promotor directo o indirecto del desarrollo de exportaciones, ya sea removiendo obstáculos al desarrollo, brindando información valiosa, apoyando la investigación, entre otras.

México (donde Fusionworks ya tiene oficinas), Brasil y Argentina son las tres mayores economías latinoamericanas (conjuntamente concentran más del 70% del producto bruto de la región). México, a su vez, ofrece un caso de estudio interesante, por la posibilidad que tiene de exportar sus productos a Estados Unidos con tarifa preferencial y la necesidad que tiene de herramientas tecnológicas de avanzada para hacer sus procesos más eficientes.

En los últimos años la industria de software y servicios informáticos (SSI) ha sido una de las más dinámicas a escala global. En términos de la composición del mercado mundial, junto con Europa y Japón, Estados Unidos es el principal país productor y consumidor de SSI (50% del mercado mundial). “Es en esa competencia global donde debemos insertarnos con todo el talento y las soluciones que creamos y trabajamos. Es una oportunidad que como empresarios y como país no podemos darnos el lujo de pasar por alto” concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.