Continúan vistas que investigan la fuga del talento joven en la Isla

UnknownEL CAPITOLIO – La Comisión para el Desarrollo Integral de la Juventud y para la Retención y el Fomento del Nuevo Talento Puertorriqueño de la Cámara continuó el viernes, estudiando las razones por las cuales jóvenes profesionales siguen abandonando la Isla para mejorar sus condiciones socioeconómicas.

De este modo, el presidente de la Comisión, Manuel Natal Albelo, expresó la urgencia por buscar alternativas viables para retener ese talento joven que tiene una edad promedio de 28 años y que se conocen como “fuga de cerebros”. Por tal razón, citó al director ejecutivo de la Oficina de Asuntos de la Juventud (OAJ), Gabriel López, quien enfatizó en la necesidad de buscar esfuerzos para desarrollar oportunidades de empleo para jóvenes, sin olvidar también, a la población en general.

“Tenemos que buscar alternativas para crear empleos bien remunerados, no solo empleos que produzcan solamente el salario mínimo sin beneficios de clase alguna y que provoquen que los jóvenes tengan dos y tres empleos para mantener a sus familias o alcanzar su desarrollo profesional”, detalló López.

Ante estas alternativas el director ejecutivo de la OAJ recomendó a la Comisión examinar los estados y ciudades de los Estados Unidos donde haya la mayor cantidad poblacional de puertorriqueños en el ámbito profesional. Así podrán analizar las fortalezas, debilidades, oportunidades y retos que enfrenta Puerto Rico en este tema.

Por su parte, el demógrafo Raúl Figueroa Rodríguez explicó que la población de Puerto Rico está sufriendo cambios extraordinarios en los componentes demográficos de la migración, natalidad y mortalidad.

“La realidad es que Puerto Rico tiene muchos factores de empuje y pocos factores de atracción. Por eso esta población emigra a los Estados Unidos en busca de mejor oferta y atracción en los destinos que escogen para vivir”, detalló Figueroa Rodríguez.

Figueroa también mencionó que la diferencia de ingresos entre Puerto Rico y Estados Unidos seduce a muchos jóvenes. Esto se refleja en las proyecciones presentadas por el demógrafo que indican que en el año 2050 la población de Puerto Rico podría reducirse a 2.3 millones de habitantes. De este modo, tendremos una población más pequeña con una cantidad mayor de personas de edad avanzada. De mantenerse la tendencia actual, para el 2050, sólo 658 mil personas estarán en la fuerza laboral.

De este modo, planteó la necesidad de trabajar los factores que están empujando a las personas a salir del país, sobre todo los jóvenes. “La ventana de oportunidades es muy corta, pero todavía hay tiempo para hacer los cambios que propicien una reducción en la emigración y permitan salvar la economía del país”, concluyó Figueroa.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.