Obispo de Arecibo reacciona a expresiones del Papa sobre homosexuales

UnknownARECIBO – El obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, manifestó que la doctrina de la Iglesia en el tema del aborto y del matrimonio homosexual está clara, por lo que ahora lo que falta es “contagiar” el amor de Dios, para que otros también puedan creer firmemente en ella.

Las declaraciones de Monseñor Fernández Torres surgen tras la entrevista del Papa Francisco con el editor de la publicación jesuita italiana La Civiltà Cattolica, en la que el Pontífice respondió a las críticas del por qué no habla más como Papa sobre estos temas. La traducción al inglés de la entrevista, realizada por America Press, ha sido comentada por la prensa a nivel internacional.

“Quisiera citar la respuesta del Papa al preguntársele sobre lo que debe hacer la Iglesia en cuanto al tema de la homosexualidad: ‘Necesitamos proclamar el Evangelio en cada rincón de las calles’. Cabe destacar que el Pontífice en la entrevista recordó el derecho que tiene la Iglesia a expresarse en asuntos públicos. La Iglesia tiene el deber de proclamar la Verdad a todos los hombres, incluso en materias morales, por el propio bien de las almas. Tiene el deber de intervenir en los asuntos públicos para recordar lo que es el verdadero bien. Como dice el Papa, el ministro que dice ‘esto no es un pecado’ se está lavando las manos de la realidad de esa persona y no está sanando sus heridas”, expresó mediante un comunicado.

Fernández Torres defendió el llamado “libre albedrío” con el que cada persona puede elegir su camino, no obstante aclaró que eso no implicaba guardar silencio sobre lo que él y la iglesia entienden que es inapropiado.

“Cada persona tiene la libertad que le ha dado Dios para que, conociendo lo que está bien y lo que está mal, pueda decidir libremente hacer el bien o hacer un mal uso de la libertad y apartarse del camino correcto. Dios respeta esa libertad, porque Él no quiere esclavos, Él quiere amigos que le amen y le sirvan por amor. Pero el respeto a esa libertad de cada persona no implica decirle que no ha pecado. Se trata de amar al pecador, acompañarlo y lavar las heridas de su pecado, para que pueda llegar a sentir la plenitud del gran amor de Dios”, expresó el Obispo.

“En cuanto al tema de la homosexualidad, el Santo Padre reiteró, una vez más, lo que es la Doctrina de la Iglesia: el mayor respeto a la persona, pero no al acto. Como dijo el Papa, la doctrina de la Iglesia es clara. El Papa no necesita hablar sólo de estos temas, pues ya el Magisterio de la Iglesia los ha abordado muy claramente, en encíclicas como las del beato Juan Pablo II sobre el Evangelio de la Vida y el Familiaris Consortio. El mismo Papa lo dijo, él cree firmemente en ellos. Ahora lo que necesitamos es que los fieles conozcan lo que está escrito y contagiar a los demás con la alegría del amor de Dios, de modo que puedan encontrar el camino hacia la verdadera felicidad”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.