“No se cumplieron con las recomendaciones”, asegura ex subsecretaria de Salud sobre el caso del Hospital UPR en Carolina.

Logo-Dept-de-Salud-PNG-BW1EL CAPITOLIO – La Dra. Brenda Mirabal, pediatra de profesión y quien fue nombrada subsecretaria de Salud por el Dr, Francisco Joglar Pesquera, depuso el martes en las vistas de la Comisión de Salud del Senado, con relación a las muertes en el Hospital UPR-Carolina.

“Durante ocho meses ejercí mis funciones a cabalidad, supervisando las unidades operacionales del Departamento. Lamentablemente, las recomendaciones hechas al Hospital UPR-Carolina no se cumplieron a cabalidad y luego surgieron nuevos casos”, declaró Mirabal ante el senador José Luis Dalmau, presidente de dicha comisión.

En la ponencia, Mirabal explicó detalladamente la situación surgida en el Hospital UPR de Carolina y destacó la diferencia entre los conceptos de ‘colonización’ de bacterias (que es cuando las mismas están en la superficie del cuerpo sin causar enfermedades), versus la ‘infección’ por bacterias (que es cuando los microorganismos están en los tejidos del cuerpo, se multiplican y causan daño a las células del organismo).

Entre las recomendaciones realizadas el 27 de marzo de 2013, estaba el cierre de la Unidad de Intensivo durante 48 horas, la transferencia de todos los pacientes de Intensivo a una unidad contigua y no readmitirlos de nuevo a dicha unidad. También se especificó la necesidad de realizar cultivos de esputo a todos los pacientes en la unidad de Intensivo y reforzar la higiene. “Para el 1 de abril de 2013, el personal visitó el Hospital nuevamente y no habían surgido casos adicionales”, detalló Mirabal.

“Entendemos que la propagación de la bacteria Acinetobacter baumanii en el Hospital UPR, que provocó la colonización de múltiples pacientes estuvo relacionado a la pobre implantación de medidas de higiene y control de infecciones y se pudo manejar más proactivamente por la administración del Hospital o la Junta de Gobierno del mismo”, detalló Mirabal. La especialista en salud aseguró que “la toma de decisiones se llevó a cabo usando la evidencia científica recopilada y siguiendo las recomendaciones del Center for Disease Control de Atlanta”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.