Director de Hospital de la UPR se lava las manos con los muertos por bacteria

foto:galenusrevista.com

foto:galenusrevista.com

CAROLINA – El director médico del Hospital de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Carolina, Domingo Nevárez negó el viernes que las 10 muertes ocurridas en los pasados meses en esa institución médica estén relacionados directamente a la presencia de la bacteria acinetobacter baumannii, en las facilidades.

Para Nevárez, un supuesto informe emitido por parte del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta exonera a la bacteria de las muertes que han ocurrido desde el mes de febrero y de los más de 35 contagios que se han detectado hasta el momento en el lugar.

“Las 10 muertes no están asociadas con la bacteria. Los pacientes murieron de otras condiciones y no lo digo yo, lo dice el informe del CDC, del “team” que vino a evaluar al hospital. No encontraron datos como para decir que las muertes estaban asociadas a la bacteria”, sostuvo el médico a cargo del Hospital de la UPR.

Tras ser cuestionado por el aparente silencio que ha guardado ante los señalamientos por parte del Departamento de Salud, que apuntan a malos manejos en los protocolos de salubridad y controles del hospital, Nevarez aseguró que el asunto se estaba atendiendo “con mucha responsabilidad” y que no se había mantenido oculto, a pesar de que anteriormente no había hablado con los medios.

“Claro que hay que hablar y por eso estamos hablando, pero el informe del CDC no asocia ninguna de las muertes a la bacteria”, insistió, mientras negó que en el hospital no estuviese pasando nada.

“Tenemos un problema porque tenemos una bacteria que queremos erradicar, claro que si (que tenemos problemas) y eso es lo que estamos haciendo”, sostuvo.

Según el galeno, la administración de la institución hospitalaria ha dado los pasos hacia la corrección de los problemas con la bacteria acinetobacter baumannii, que según se supo, infectó a dos personas más esta misma semana en el hospital.

Los trabajos correctivos se concentraron en “reforzar todo lo que estábamos haciendo, reforzar la educación al empleado, reforzar el equipo de limpieza, hacer remodelaciones en áreas que necesitaban ser remodeladas, conseguir personas que nos ayuden a atender la situación, tener un grupo de trabajo con nuestra facultad medica que está bien comprometida y que ha sido de mucho apoyo en este proceso”, dijo Nevárez.

El Director Médico justificó las acciones correctivas que ha realizado y defendió el que hasta la fecha la institución mantenga la sala de operaciones en funcionamiento, a pesar de que el área de intensivo fue cerrada para descontaminarla y remodelarla.

“No, no se cancelaron (las cirugías) porque no ha habido problema mayor. (Aún) no ha ido al área de cirujía el problema. Eso lo sabemos y nosotros cerramos el intensivo para aprovechar y remodelarlo. Así que hemos hecho muchas cosas en estos meses”.

Ante los señalamientos por parte del secretario de Salud, Francisco Joglar y el gobernador Alejandro García Padilla, que responsabilizaron a la administración del hospital por las muertes y la aparente respuesta deficiente ante la contaminación bacteriana, Domingo Nevarez intentó justificarse.

“El responsable de la operación del hospital soy yo, pero también hay que decir que el problema con este tipo de bacteria -que ocurre en todos los hospitales del mundo- se han tomado todas las medidas necesarias para corregir el problema. Esta es una bacteria difícil, difícil de remover. Yo tengo un informe de un borrador de informe del Departamento de Salud donde nos dice que estas situaciones pueden coger hasta 12 meses, que no es mi meta”.

Además de su defensa, el médico aseguró que reportaron las incidencias “desde el día uno, cuando hubo una muerte sospechosa por la bacteria acinetobacer”, expresiones que hiciera en medio de una entrevista radial en una de las emisoras de noticias del País (WKAQ 580).

“En el día uno que encontramos el caso, se reportó al departamento de Salud. Eso sería para enero. Hubo casos en enero, (esos pacientes) murieron en febrero o marzo y esos casos se reportaron”, alegó.

A pesar de lo señalado por parte del director médico, la información publicada por parte del CDC, sostiene el hallazgo de serias deficiencias en la higiene del hospital, en zonas en donde se realiza la limpieza de los equipos utilizados en pacientes en la unidad de intensivo.

Aunque el CDC y el Departamento de Salud se encuentran en medio de una investigación del hospital, por el momento se ha descartado que se vaya a ordenar el cierre de la institución que sirve a la región de Carolina.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.