Denuncian atentado contra la estabilidad y seguridad de la costa

601671_174717896037840_294741799_nTOA BAJA – Miembros del grupo Toabajeño en Defensa del Ambiente denunciaron el domingo el intento de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) de construir una carretera de asfalto sobre arena, dunas y vegetación playera, “disfrazada” de paseo recreacional en la carretera PR-165 de Toa Baja. “Dicho paseo consiste en una línea de asfalto de 1.4 kilómetros, de 12 pies de ancho, edificado sobre la arena, dunas, palmas, árboles, uvas y toda la vegetación playera del lugar. Como parte de la construcción, se “removerán” 385 palmas, 128 matas de uvas playeras, 85 palmas de coco, 28 emajagüillas, entre otra flora. Como se observa, más allá de un proyecto recreacional, esta construcción es una masacre ambiental”, dijo Juan Camacho portavoz de la agrupación.

Según el activista, tanto las dunas como la otra vegetación actúan contra la erosión costera. Así también, son barreras protectoras contra marejadas, huracanes y tsunamis.

Por otro lado, esta carretera pudiera impactar de manera negativa a las tortugas marinas amenazadas y en peligro de extinción, las cuales anidan en distintos lugares de dicha playa. En la última temporada de anidamientos, entre los meses de marzo a julio, se detectaron 367 nidos, según publicó Chelonia, organización que se dedica a la investigación y conservación de tortugas marinas y que opera en dicha playa.

Indicó que siendo la costa muy sensitiva debido a un constante proceso de erosión, cualquier actividad de trastoque y remoción de su vegetación alteraría y empeoraría su estado.

“En lugar de gastar recursos en proyectos descabellados y amenazantes para nuestras costas, las agencias gubernamentales deberían invertir en proyectos y alternativas dirigidos a proteger y conservar las mismas”, dijo.

“Sabemos que la ley permite la construcción en la zona marítimo terrestre de algunos proyectos, especialmente los puramente recreativos y/o que sean de usos relacionados al mar; sin embargo, se debe evitar a construcción de proyectos como éste, que lejos de tener estas características, constituye un peligro para el área donde se edifique”, añadió.

Finalmente los miembros del grupo emplazaron a la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) que es la agencia con la responsabilidad de delimitar la zona marítimo-terrestre y que tiene la jurisdicción primaria en este caso, a detener este proyecto a la mayor brevedad.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.