Supremo desafora juez Superior por caso de violencia doméstica y uso de sustancias controladas

1SAN JUAN – El Tribunal Supremo emitió el jueves una sentencia con la cual desaforó al juez Reinaldo Santiago Concepción por violaciones al Código de Etica al verse involucrado en un caso de Violencia Doméstica y uso de sustancias controladas y fue referido al Departamento de Justicia.

Según la sentencia de la Alta Curia, el ahora exjuez Santiago Concepción, quien inició su carrera legal en el 1998 y fue nombrado juez en el 2009, inició sus labores en el Tribunal de Ponce y fue trasladado al Tribunal de Aibonito.

“Decretamos la destitución inmediata de Reinaldo Santiago Concepción como Juez Superior del Tribunal General de Justicia de Puerto Rico y su desaforo del ejercicio de la profesión de la abogacía. Además, se refiere este asunto al Secretario de Justicia para la investigación y acción correspondiente”, declaró el Supremo en la Opinión Per Curiam.

Según las querellas presentadas “el juez Santiago incurrió en conducta incompatible con los deberes de su cargo y de su profesión al demostrar un grave menosprecio a la vida, seguridad, integridad y dignidad humana cada vez que destruyó propiedad, amenazó de muerte y empleó fuerza física y violencia verbal hacia su entonces pareja. Dicha conducta no sólo refleja falta de temperamento judicial, prudencia, decoro, integridad y sensibilidad, sino que está gravemente reñida con los Cánones 1, 4, 5 y 23 de Ética Judicial, así como con el Criterio General de la Parte 4 y el Canon 38 del Código de Ética Profesional, unido a los principios consagrados en los preámbulos de ambos códigos de conducta”, reza la sentencia.

Un segundo cargo contra el juez Santiago, “incurrió en conducta incompatible con los Cánones 1, 4 y 5 de Ética Judicial, al infringir la política pública del Gobierno de Puerto Rico y de la Rama Judicial de evitar todo tipo de discrimen y de cero tolerancia a la violencia doméstica por ser contraria a los principios más básicos de equidad, dignidad y respeto debidos a un ser humano”.

Un tercer cargo estipula que “el juez Santiago incurrió en conducta incompatible con la naturaleza de su función judicial, con las normas que rigen su profesión y con nuestro ordenamiento jurídico al poseer [y] consumir sustancias controladas, así como al incitar o intentar inducir que su pareja las utilizara. Dicho comportamiento es contrario a los Cánones 1 y 23 de Ética Judicial, así como al Canon 38 de Ética Profesional”.

Un cuarto cargo estipula que “el juez Santiago incumplió con los estándares morales que se le exige a todo miembro de la profesión legal, lesionó la imagen de la Rama Judicial y mancilló la estima pública en la Judicatura al exhibir un comportamiento público deshonroso frente a su entonces pareja y frente a la supervisora de ésta[.] En virtud del maltrato dirigido en público y en privado hacia su pareja, el cual incluyó el uso de su título de juez para intimidarla y amenazarla, y en atención a la falta de sinceridad y honradez para con [su supervisora], el juez Santiago infringió los postulados del Canon 23 de Ética Judicial, del Criterio General de la Parte 4 y del Canon 38 del Código de Ética Profesional, así como de los principios consagrados en los preámbulos de ambos códigos de conducta”.

Entre tanto la directora administrativa de la Oficina de Administración de los Tribunales, Sonia Ivette Vélez Colón reaccionó al desaforo del juez Santiago Concepción.

“El Tribunal Supremo de Puerto Rico emitió hoy una Opinión Per Curiam mediante la cual destituyó al Juez Reinaldo Santiago Concepción de su cargo y lo desaforó del ejercicio de la abogacía, por haber incurrido en conducta constitutiva de violencia doméstica y uso de sustancias controladas. Además, refirió su conducta al Secretario de Justicia para la investigación y acción correspondiente”, dijo Vélez Colón.

La Opinión emitida por el Tribunal Supremo en este caso es el resultado de una investigación iniciada por la Oficina de Asuntos Legales de la Oficina de Administración de los Tribunales (OAT) tras advenir en conocimiento de las serias querellas relativas a la conducta del hoy ex Juez Santiago Concepción.

“La OAT realizó una extensa y cuidadosa investigación, refirió los hallazgos de la misma a la Comisión de Disciplina Judicial del Tribunal Supremo y presentó toda la prueba testifical y documental ante dicho cuerpo. Una vez la OAT probó su caso ante la Comisión, es este organismo quien recomendó al Tribunal Supremo el curso de acción a seguir y las medidas disciplinarias, acorde a las faltas éticas imputadas y probadas”, dijo la togada.

“Las querellas recibidas en este caso fueron atendidas con agilidad y responsabilidad ya que es nuestra obligación salvaguardar la integridad de la Judicatura, atender la seguridad de las partes envueltas y garantizarle al pueblo de Puerto Rico que cuenta con profesionales serios y respetuosos de la ley al frente de cada sala judicial del País. Si bien resulta lamentable que estas situaciones puedan lacerar la imagen de tantos buenos servidores de la justicia, no es menos cierto que es una muestra de que el sistema cuenta con los mecanismos necesarios para procesar a quienes se aparten de la ética profesional y le fallen a la confianza depositada en ellos”, añadió.

“Nadie debe dudar de que desde la OAT continuaremos trabajando con el mismo empeño de siempre para que los puertorriqueños y las puertorriqueñas, y todos los que cohabitan en nuestro suelo, puedan sentir plena confianza de que cuentan con una Judicatura compuesta por hombres y mujeres de la más alta calidad profesional y ética”, finalizó Sonia Ivette Vélez Colón.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.