Representante PNP pide aprobar proyectos para dopaje de jueces

20899a43f6EL CAPITOLIO – Ante el despido fulminante y desaforo del ahora exjuez superior, Reinaldo Santiago Concepción, por, entre otras cosas, el uso y consumo de sustancias controladas, el representante del Partido Nuevo Progresista, Ángel Rodríguez Miranda, reclamó nuevamente la aprobación de una medida de su autoría que requeriría que todo aspirante a juez se realice un análisis capilar para la detección del uso de sustancias controladas como parte de su proceso de confirmación.

“Nadie en la sociedad puertorriqueña está exento de caer bajo las garras del consumo de drogas. Sin embargo, hay un sector que debe ser ejemplo vivo de pulcritud para toda la población debido al ámbito de responsabilidades que le conciernen. Nos referimos, obviamente, a las personas que son nombradas para ocupar un cargo de juez. Específicamente, nos referimos a las personas que sean nombradas para ocupar posiciones como jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Tribunal de Primera Instancia o del Tribunal de Apelaciones”, destacó el representante estadista.

Actualmente, la Ley de la Judicatura de Puerto Rico de 2003 es la que establece los requisitos para que una persona pueda ser nombrada a una de las posiciones antes descritas. Entre los requisitos que se encuentran para ser un Juez Superior está tener siete años de experiencia profesional posterior a su admisión al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico. En el caso de un Juez Municipal, éste deberá tener tres años de experiencia profesional posterior a su admisión al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico. Por su parte, un candidato a Juez del Tribunal de Apelaciones debe tener nueve años de experiencia profesional posterior a su admisión al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico.

“Nos parece que dicho proceso debe ser uno más riguroso, y por ende, se debe exigir la realización de un análisis capilar para la detección del uso de sustancias controladas como parte del proceso de confirmación de un fiscal o procurador. El análisis de pelo o capilar para determinar la presencia de drogas fue utilizado por primera vez en 1954, pero a partir de los años ’70 se empieza a valorar como alternativa una muestra de orina para detectar consumidores crónicos de drogas y que abuso de medicamentos”, continuó diciendo el portavoz del PNP en la Comisión de Gobierno.

El Proyecto de la Cámara 319, radicado en enero por el representante de Toa Alta y Bayamón, detalla la implementación de estas pruebas en la rama judicial.

El pelo es un tejido sin metabolismo y los restos de drogas permanecen en el mismo de forma prácticamente, indefinida, otra ventaja es la imposibilidad de negativos por abandono del consumo, temporeramente. El análisis capilar es difícil de adulterar y la muestra es fácil de recoger. Ciertamente, la custodia de la muestra en un asunto como el aquí ventilado es fundamental. Sin embargo, existe una amplia gama de laboratorios que cuentan con el peritaje y los protocolos de seguridad adecuados para llevar a cabo pruebas de detección de uso de sustancias contraladas.

“El que sea aprobada esta legislación no afecta ningún tipo de derecho o privilegio otorgado a los posibles candidatos para un nombramiento de Juez por reglamentación, por ley o por jurisprudencia. Basta ya de los abusos en todas las esferas del gobierno. Llegó el momento que se realicen pruebas para la detección de sustancias en todas las ramas”, concluyó diciendo Rodríguez Miranda.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.