Polémica por la limpieza de una muralla colonial en el Viejo San Juan

foto: informador.com.

foto: informador.com.

Detractores aseguran que limpieza restará valor histórico a la estructura
La limpieza de una muralla colonial en el Paseo La Princesa, en el Viejo San Juan de Puerto Rico, ha suscitado polémica en la isla

SAN JUAN, PUERTO RICO (26/AGO/2013).- La limpieza de una muralla colonial en el Paseo La Princesa, en el Viejo San Juan de Puerto Rico, ha suscitado polémica en la isla, pues sus detractores aseguran que dicho trabajo restará valor histórico a la estructura.

El lavado con una máquina de presión le hizo perder su pátina, que es una capa fina de óxido de color pardo o verdoso que se forma en el bronce y en otros materiales a causa de la humedad, según varios expertos.

La muralla se extiende desde la Puerta de San Juan hasta la sede de la Compañía de Turismo, en el Paseo La Princesa, y sobre la cual se ubica La Fortaleza, sede del Ejecutivo.

Jesús Manuel Ortiz, secretario de prensa del gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dijo al diario “El Nuevo Día” que el Gobierno se responsabiliza de la limpieza de la muralla, cuyo trabajo se extendió durante tres semanas.

Ortiz dijo que las labores de limpieza surgieron a raíz de una preocupación sobre la seguridad de la longeva estructura, por lo que consultaron al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

La agencia, entonces recomendó al experto Armando Ascencio, propietario de la compañía Siempre Verde, para que completara el proyecto.

“Esto de la muralla surge porque se hizo una inspección, y nos percatamos de que estaban creciendo (en ella) materia vegetal y enredaderas”, dijo Ortiz.

El plan de restauración de la muralla, indicó Ortiz, consistió en retirar toda la materia vegetal, suciedad, hongos y excreta de palomas, en un trabajo coordinado con el Servicio Nacional de Parques, del Departamento de Interior de Estados Unidos.

Ortiz explicó que el equipo que se usó para limpiar la muralla fue una máquina de presión con “un pistero especial de mil 200 libras (545 kilogramos) de presión que se utiliza en un ángulo que lo único que busca es eliminar los hongos, el sucio”.

El arqueólogo Luis Chanlatte descartó a “El Nuevo Día” que el lavado le reste valor histórico a la estructura, pero opinó que no se debió eliminar las capas de materia que se quedan con el paso del tiempo, pues ellas se convierten en parte de la estructura histórica.

Indicó que el principal error a la limpieza fue el uso de máquina de lavar, pues la muralla, construida entre los siglos 16 y 17, está hecha de cal y arena, y no tiene la solidez y consistencia que tiene el cemento, por lo que la presión del agua podría retirar parte de la mezcla y afectar la consistencia de la estructura.

“Si esa máquina de presión comienza a sacar la mezcla que une las piedras de la muralla, las piedras pueden quedar en el aire y comenzar a caer. Hay un peligro”, explicó.

Fuente: http://www.informador.com.mx/cultura/2013/481192/6/polemica-por-la-limpieza-de-una-muralla-colonial-en-el-viejo-san-juan.htm

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.