Pierluisi exige acción del gobierno federal y reclama estatus digno y democrático

foto:noticieropr.com

foto:noticieropr.com

WASHINGTON, DC – En representación de los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico que el pasado 6 de noviembre votaron en contra del estatus actual y a favor de la estadidad, el presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, exigió acción por parte del gobierno federal y reclamó un estatus digno y democrático para la Isla.

El reclamo de Pierluisi fue hecho en la vista pública de la Comisión de Energía y Recursos Naturales del Senado de Estados Unidos.

“El estatus territorial actual ha perdido su legitimidad democrática. En la medida en que el pueblo de Puerto Rico alguna vez haya consentido a ese estatus, ese consentimiento ha sido retirado”, declaró Pierluisi, quien enfatizó en los resultados de la primera pregunta del plebiscito del pasado 6 de noviembre en el que 54 por ciento de los electores rechazaron el estatus político actual.

De acuerdo con Pierluisi, aunque el Partido Popular Democrático (PPD) urgió a votar por el “Sí”, la mayoría de los votantes rechazó el estatus actual por un amplio margen.

“Esto no debe sorprender a nadie. Mis constituyentes han servido en las guerras hombro con hombro con sus constituyentes, desde Corea hasta Afganistán. Pueden mudarse a los estados por el precio de un pasaje de avión. Sin embargo, si se quedan en Puerto Rico, no pueden votar por el Presidente, no tienen representación en este Senado, y eligen a sólo un miembro a la Cámara federal. Yo, que represento a más ciudadanos americanos que 42 senadores, solo puedo observar desde el pleno cameral mientras mis colegas votan por legislación que afecta todo aspecto de la vida en nuestra Isla”, expresó Pierluisi ante los senadores que componen la comisión.

Aseguró que el estatus territorial le ha dado al gobierno federal una licencia para discriminar contra Puerto Rico y que en consecuencia, sus residentes son tratados injustamente bajo innumerables leyes federales.

“Como comisionado residente, dependo de la buena voluntad de los senadores que fueron electos para proteger los intereses de sus constituyentes, no de los míos. Solo puedo pedir asistencia a un Presidente que no tiene la necesidad de ganarse nuestro voto. Esperar que su administración sienta la misma obligación de apoyar a Puerto Rico que siente de apoyar a los estados es como sustituir la esperanza por la experiencia. El hecho de que la presente administración no haya enviado un testigo a esta vista en el día de hoy es un triste recordatorio de este punto incuestionable”, sostuvo Pierluisi.

Además, apuntó a que el éxodo de cientos de miles de puertorriqueños a los estados entre el 2004 y el 2012– en busca de una mejor calidad de vida– es la mejor evidencia de que el estatus quo no sirve y de que es la causa de los problemas económicos que han persistido por cuatro décadas en la Isla.

En cuanto a la segunda pregunta del plebiscito, señaló que el 61 por ciento de los electores eligió la estadidad y que la cantidad de votos a favor de la estadidad sobrepasó la cantidad de votos que recibió el estatus territorial en la primera pregunta.

El comisionado residente criticó que el PPD haya intentado reclamar que la segunda pregunta del plebiscito fue injusta, bajo el argumento de que no incluía su propuesta de estatus conocida como el “ELA mejorado”.

“La propuesta del PPD ha sido rechazada por funcionarios federales en repetidas ocasiones, incluyendo ante la Comisión de Energía y Recursos Naturales del Senado, por fundamentos legales y de política pública. Por ende, esa propuesta no podía aparecer en la papeleta”, explicó Pierluisi.

En cuanto a las papeletas en blanco, Pierluisi aseguró que “no logran restarle nada al argumento principal de que la mayoría de los votantes rechazó el estatus territorial actual, de que una súper mayoría favoreció la Estadidad entre las opciones disponibles, y de que más votantes prefirieron la estadidad por sobre cualquier otra opción”.

Pierluisi destacó que la Administración del Presidente Obama solicitó una asignación de 2.5 millones de dólares para realizar el primer voto en la historia del territorio de Puerto Rico autorizado por el gobierno federal, con la meta explícita de “resolver” el asunto del estatus. Esa asignación fue aprobada por la Comisión de Asignaciones de la Cámara federal, confirmando que el esfuerzo de asegurar un trato justo para Puerto Rico es un asunto bipartita.

“Para que Puerto Rico resuelva su estatus de forma permanente tiene que convertirse en un estado de la Unión o en una nación soberana—ya sea independiente de o en asociación con Estados Unidos. El estatus territorial actual no debe ser una opción porque ya no sirve, y el llamado “ELA mejorado” no puede ser una opción porque es una fantasía”, aseguró Pierluisi.

En mayo, el comisionado residente radicó el HR 2000, un proyecto de ley que delinea los derechos y las responsabilidades de la estadidad, provee una votación para aceptar o rechazar una oferta de admisión como estado, y describe los pasos a tomarse por el gobierno federal si la Estadidad obtiene una mayoría.

“Mi proyecto de ley ya cuenta con 105 auspiciadores y estoy optimista de que un senador radicará un proyecto correspondiente. Ningún senador aceptaría el estatus territorial para sus constituyentes. Tienen que respetar que mis constituyentes tampoco lo aceptan. Los ciudadanos americanos de Puerto Rico merecen—y ahora han exigido—un estatus digno y democrático. El Congreso tiene que tomar acción”, exhortó Pierluisi.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.