Gobernador reafirma su interés de salvar la Cruz Roja Americana

220px-Puerto_Rico_Capitol12LA FORTALEZA – El gobernador Alejandro García Padilla hizo nuevamente un llamado a la Cruz Roja Americana a que dialogue de buena fe con el gobierno y las partes que han mostrado interés en asumir sus operaciones para evitar el despido de 150 personas a causa del cierre del banco de sangre pautado para octubre próximo. “Desde el primer día que nos enteramos sobre el cierre de las operaciones y los despidos que contempla la Cruz Roja hemos estado proponiendo soluciones y tratando este asunto con urgencia. Mi administración estuvo negociando con la Cruz Roja desde finales del mes de junio, pero la entidad mostró poca disposición para preservar sus operaciones y evitar despidos. Aunque han señalado que el cierre en Puerto Rico se debe a la reestructuración de todas sus operaciones en Estados Unidos, en ese proceso Puerto Rico está siendo afectado de manera sumamente desproporcional. No quiero pensar que se trata de una acción discriminatoria, pero la verdad es que se le está cargando a Puerto Rico el 10 por ciento de la reducción de empleos, cuando representa solo el 1 por ciento de la población servida”, expresó el gobernador.

El primer ejecutivo sostuvo que el secretario de Salud, el Dr. Francisco Joglar, celebró sesiones de trabajo semanales con la Cruz Roja para lograr una transición que no afecte las operaciones ni los empleados de la Cruz Roja. No obstante, el pasado 7 de agosto la Cruz Roja notificó al gobierno que el 9 de agosto notificarían a 150 personas que se quedaran sin empleo.

“La organización ha sido reacia a extender, por un periodo razonable, la fecha de cierre de sus operaciones para así encontrar soluciones que aseguren una transición que evite interrupciones en el servicio y dejar a personas desempleadas”, dijo.

También señaló que hace dos semanas se puso a la Cruz Roja en contacto con el banco de sangre sin fines de lucro – “Oneblood” – que está dispuesto a asumir gran parte de sus operaciones y preservar los empleos. Sin embargo, la Cruz Roja no quiso negociar con dicha entidad e indicó preferir vender sus operaciones a un mejor postor con fines de lucro.

El mandatario concluyó que a principios de junio, “el país y esta administración nos enteramos de su intención de cerrar sus operaciones a través de la prensa, por lo que hubo que realizar esfuerzos inusuales para lograr una reunión con la intención de salvar las operaciones y estos empleos. Además, ahora la Cruz Roja se empeña en mercadear hasta el último centavo de la ejecución de su gestión en Puerto Rico. Con éstas acciones la Cruz Roja no honra su larga trayectoria como una entidad dedicada a ayudar a la sociedad”.

Contáctenos

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.