García Padilla busca legalizar la corrupción en Puerto Rico a juicio de Quiquito Meléndez

imagesEL CAPITOLIO – A juicio del representante novoprogresita, José Enrique “Quiquito” Meléndez, las razones por las cuales la administración de turno ha puesto en jaque las operaciones del FEI, responden directamente al desespero del primer mandatario en proteger a una gran cantidad de miembros de su colectividad y funcionarios electos que se encuentran en proceso de investigación por el Departamento de Justicia, la Oficina del Contralor, la Comisión Estatal de Elecciones y el Negociado de Investigaciones Federales (FBI), expresó el miércoles.

“El Corruptazo, esa es la nueva iniciativa que el Gobernador le presentó al país. El FEI era bueno cuando exoneró al Juez Presidente del Tribunal Supremo, Federico Hernández Denton, Carmen Yulín, Linda Colón, Marcelo Trujillo y a su enemigo de partido Héctor Ferrer. También el FEI era bueno cuando procesó a Jorge De Castro Font, Sol L. Fontanez, José L. Rivera Guerra, Iván Rodríguez Traverso, Edgar Santana, Hiram Meléndez. Pero cuando son amigos del Gobernador, los que están en problemas por corruptos, entonces el FEI es malo. Oiga gobernador, ¿a qué le tiene miedo? , O es que usted avala la corrupción. Le aseguro que estaremos atentos para que esos corruptos que usted tiene en Cataño y Quebradillas, y todos los que en seis meses le han fallado al país, paguen por lo que hicieron. Puerto Rico no aguanta más sus jaiberías” afirmó Meléndez

Meléndez, quien también es miembro de la Comisión de Seguridad e Integridad Pública, informo que al igual que con Cataño, ya fue presentada en el Departamento de Justicia la querella con información y documentos que evidencian los actos ilegales del alcalde de Quebradillas, Heriberto Vélez y esperamos su pronta notificación a la Oficina del Fiscal Especial Independiente.

También recordó que los alcaldes de Cataño, Quebradillas, Villalba, Corozal y Luquillo han sido señalados por actos de corrupción y todavía Puerto Rico espera acción del gobierno de García Padilla.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.