Denuncian aspirante popular derrotada en Barranquitas controla reclutamiento en DE

imagesEL CAPITOLIO- El representante estadista, Urayoán Hernández Alvarado, denunció el jueves que el secretario de Educación, Rafael Román, escondió hasta el final las convocatorias para los puestos de asistentes administrativos, con el objetivo de evitar que aplicaran los recién cesanteados facilitadores de educación especial, como les fue prometido. Asimismo, el representante novoprogresista condenó el hecho que la excandidata a la alcaldía de Barranquitas por el Partido Popular Democrático (PPD), Ardyce “Dichy” Rivera, es la persona quien controla el proceso de reclutamiento de empleados para trabajar con niños de educación especial en la región educativa de Caguas.

“Es bien curioso que la candidata del partido popular, que nunca ha trabajado en Educación, sea quien controle el reclutamiento de empleados para esa dependencia en los pueblos de Barranquitas, Comerío, Aibonito y Cidra”, dijo en un comunicado.

“Bien convenientemente el secretario de Educación no hizo pública la convocatoria para el nuevo puesto de asistente administrativo, el cual remplaza la figura del facilitador, hasta ayer, miércoles 31 de julio en horas de la tarde. Estas convocatorias tienen solo un término de dos días y no fueron promovidas en ninguna escuela, solo apreció en la página cibernética del Departamento de Educación. Se suponía que el departamento le brindará preferencia inicial a aquellos facilitadores docentes que hubiesen pasado satisfactoriamente las evaluaciones correspondientes y nunca sucedió así. Cuando los facilitadores llamaron para corroborar la vigencia de las convocatorias, le contestaron que ya los puestos estaban llenos con personal nuevo, afiliados al partido de gobierno”, señaló Hernández Alvarado.

Además de la tardanza en hacer pública la convocatoria, el departamento redujo la compensación del puesto que trabajará directamente con los sobre 130 mil estudiantes discapacitados matriculados en el sistema de enseñanza pública, de 1,860 dólares mensuales a 1,362.

“Las tareas tampoco son explicitas para estos puestos. Las convocatorias solo dicen que es para realizar trabajo administrativo. En ninguna parte indican que es para laborar con niños de educación especial. Aquí es como si estos importantes estudiantes no existieran o no hubiese la necesidad de proveerles servicios especializados. Es unja vergüenza y hoy emplazamos al gobernador, Alejandro García Padilla, a que intervenga en este descabellado proceso para asegurar que la educación especial no se vea afectada”, destacó Hernández Alvarado.

 

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.