Cotorra Puertorriqueña muestra señales de recuperación

imagesARECIBO – Tras casi medio siglo de intenso, continuo y arduo trabajo, investigaciones científicas, manejos adaptativos, establecimiento de leyes proteccionistas tanto a nivel estatal como federal, acuerdos colaborativos y de proyectos educativos; la Cotorra Puertorriqueña muestra sus primeras señales de que esta especie en peligro de extinción se encamina a alcanzar números poblacionales que posibiliten su recuperación con poca ayuda de nuestra parte.

Según se indicó, investigadores del Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña han documentado que luego de más de 42 años, una pareja de nuestra única cotorra nativa produjo un nido activo en una cavidad natural.

El acontecimiento fue descubierto en mayo pasado en el bosque de Río Abajo en Arecibo, donde ubica este componente del programa.

“El hecho de que estas cotorras anidaran sin asistencia humana es una de las evidencias más claras de que nuestra Amazona Vittata como se le conoce científicamente, se encamine a reproducirse de manera natural”, anunció el jueves la secretaria de Recursos Naturales y Ambientales, Carmen R. Guerrero Pérez.

Aparte de ese anuncio se informó que el Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña ha documentado que algunas de estas aves se han comenzado a dispersar a nuevas áreas y han sido avistadas en los pueblos de Utuado, Morovis, Hatillo e Isabela, a más de 30 kilómetros de distancia desde su liberación en el bosque de Río Abajo.

Sin embargo, la secretaria Guerrero aclaró que la situación no significa que hayan establecido su hábitat en esos lugares. “Estos datos son muestras adicionales de adaptabilidad de la cotorra puertorriqueña”, afirmó.

Por su parte, Leopoldo Miranda, subdirector regional para Servicios Ecológicos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, sostuvo que la cotorra boricua no sólo ha regresado de casi la extinción, sino que ahora puede ayudar a diseñar estrategias de conservación a nivel paisajista que a su vez benefician a cientos de otras especies amenazadas, al agua, al suelo y a todos los habitantes de la Isla.

Como parte de los logros del Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña, que ayudan a que estas aves continúen reproduciéndose, se informó que todos los parámetros necesarios para el éxito reproductivo de la Amazona Vittata han ido incrementando consistentemente, lo que muestra la viabilidad de una futura población autosustentable en el área del bosque de Río Abajo.

“Este año en nuestro Bosque de Río Abajo se produjo un número récord de 51 volantones en el componente de cautiverio. Anteriormente, la cantidad más alta era de 34 individuos, la cual ocurrió en el año 2011. En la población silvestre se aumentó de 12 volantones producidos en la temporada reproductiva del año 2012, a 15 volantones producidos en estos últimos siete meses estableciendo el número más alto de volantones producidos en el estado silvestre desde el comienzo del Programa de Recuperación. Por su parte, la tasa de mortalidad en el componente de cautiverio fue solamente de un uno por ciento en comparación con el promedio anual que es de 3.6 por ciento”, detalló Guerrero.

Se explicó que la supervivencia estimada de los pájaros silvestres fluctúa entre 60 a 65 por ciento lo que permite el crecimiento constante de esta población.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.