Claro-PRTC ordena sacar por la fuerza las cruces de madera por considerarlas ofensivas y violenta los derechos civiles

UIETSAN JUAN – “La compañía Claro-PRTC arremete nuevamente contra los derechos de los trabajadores que protestan contra este patrono”, expresaron el jueves un grupo de trabajadores unionados de la Unión Independiente de Empleados Telefónicos (UIET).

“En desprecio hacia los derechos civiles de libertad de expresión en las vías públicas y menosprecio hacia los símbolos culturales de nuestro país, Claro ordenó sacar por la fuerza las cruces de madera que se exhiben en la vía pública por considerarlas ofensivas”, dijo Josué Montijo, organizador de la OPEIU en comunicado de prensa.

Ayer en horas de la tarde, oficiales de seguridad de Claro irrumpieron en la zona donde están los manifestantes para quitar las cruces.

“Nos duele mucho. No solo porque violentan nuestro derecho constitucional a la libre expresión sino porque esas cruces simbolizan a los compañeros telefónicos que quedaron a merced de su mejor suerte porque les afectaron su plan médico. Estamos hablando de compañeros que tienen cáncer, que tienen SIDA y Claro les aumentó significativamente el costo de plan médico haciéndolo inaccesible”, explicó un trabajador presente en ese momento.

Las cruces son parte de la protesta permanente que realiza la Unión Independiente de Empleados Telefónicos (UIET) en la avenida Roosevelt. Las cruces fueron removidas por orden directa de José Pulido Fregoso, oficial de asuntos laborales de Claro, quien se personó al lugar junto al jefe de seguridad de la compañía.

“No nos cabe en la cabeza la crueldad, la poca humanidad que tienen esos señores. Poco les importa la vida de otro ser humano. Sabemos que la compañía quiere sus ganancias y que van a hacer millones de dólares pero dónde queda el sentido de humanidad, de respeto hacia la vida ajena”, dijo Josué Montijo, organizador de la OPEIU. El asunto del plan médico es uno entre los muchos más que Claro ha tocado de forma palpable. Las negociaciones del Convenio Colectivo aguardan por la decisión del patrono de regresar a la mesa de negociación. Claro se ha aprovechado de cualquier excusa para simplemente dilatar este proceso.

Por otro lado, Iram Ramírez, representante de la Office and Professional Employees International, organización sindical a la que la UIET está afiliada, manifestó que la situación es alarmante no solo por el desparpajo con la que la compañía se presta a violentar derechos civiles sino por la pasmosa insensibilidad con la que desprecian símbolos muy respetados en la sociedad puertorriqueña. “No se trata de religión sino de respeto. Para ellos son simples cruces de madera que pueden botar a la basura como pretendieron ayer. Las cruces no sólo son símbolos importantes para mucha gente en Puerto Rico sino que simbolizan algo para los trabajadores de Claro. Simbolizan la salud y la vida de trabajadores cuyo plan médico se vio afectado porque para Carlos Slim, dueño de Claro y el hombre más rico del mundo, eso le representa unos dólares que no entran a su bolsillo. A los trabajadores les da rabia esa avaricia tan descarnada. Y los entiendo. Lo más trágico es que hay gente que todavía apuesta por esa manera de trato injusto e inhumano.”

“Es indignante pero saben qué no me sorprende. Esa gente [Claro] ha llenado todas las posiciones gerenciales de extranjeros. Y ahora mismo la tendencia sigue siendo esa, cada vez que se vacía una plaza gerencial se la dan a un extranjero que traen”, explicó un trabajador que recién se jubiló.

Además, señalan los trabajadores, a nadie dentro de Claro le sorprende esta conducta de menosprecio hacia lo puertorriqueño pues es de conocimiento público que Claro ha llenado todas sus posiciones gerenciales con individuos extranjeros

La OPEIU recurrió a las autoridades y estará determinando en los próximos días llevar esta situación ante otros foros judiciales. “La OPEIU va a defender el derecho a la libertad de expresión pero, sobre todo, el derecho a usar los espacio públicos. Sabemos que el Estado nos limita en ambas situaciones pero es inconcebible que ahora una compañía privada también quiera coartarnos la libertad de expresión y el uso del espacio público. Esto es crucial no sólo para los trabajadores unionados sino para el pueblo en general. Ya estamos entablando una red de trabajo con otros abogados y grupos vinculados a las luchas por los derechos civiles para juntos formar un frente en repudio a lo que está haciendo Claro”, expresó el licenciado Manuel Rodríguez Banchs, abogado de la OPEIU.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.