Ciudadanos piden revisión de contrato de AEE y Energy Answers

Foto José E. Maldonado / www.miprv.com

Foto José E. Maldonado / www.miprv.com

SAN JUAN – Miembros de la Coalición de Organizaciones Anti-Incineración de Arecibo favorecieron que se revise y se haga público el contrato de la compañía Energy Answers y la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para la compraventa de energía. Entre los argumentos de los integrantes de la coalición están las condiciones bajo las que se firmó el contrato.

“Este contrato es una farsa. Se firmó bajo una orden administrativa que declaraba una emergencia energética fatula que se hizo a la medida de comerciantes inescrupulosos. Así lograron algunos permisos del gobierno para este proyecto tan contaminante en sólo unas semanas. Esta fue la misma emergencia que justificó el fracasado gasoducto, que tanto dinero y angustias costó a nuestro país en quiebra”, expresó Iván Elías, planificador e ingeniero.

“Si existiera una verdadera emergencia, este contrato no haría ni cosquillas pues sólo produce unos 50 megavatios hora, que es menos de un por ciento de la capacidad eléctrica del país. Es una excusa para importar gomas usadas del Caribe y convertir a Arecibo en el vertedero de la región. Es un absurdo económico y ambiental”, añadió.

También argumentaron sobre los fondos a ser utilizados y como se podría sacar el máximo a los mismo. “Con los 500 millones de dólares que cuesta esta planta de incineración, Puerto Rico podría implantar un plan ordenado para cerrar los vertederos que no cumplen con la reglamentación y establecer plantas de reciclaje, al frente de cada uno de los 30 espacios de los vertederos existentes”, añadió Orlando L. Negrón, presidente del Sierra Club.

Por su parte, Teresa Sánchez, portavoz de Madres de Negro, denunció que “la AEE no tomó en consideración los efectos en la salud de los Arecibeños que produce directamente esta incineradora. ¿Cómo es posible que arriesguemos la salud de nuestros niños asmáticos para alegadamente resolver un problema de energía?”.

Asimismo, los miembros de la Coalición Anti-Incineración ha hecho pie en el riesgo a la salud que esta planta causaría. “Se requiere de tres a cinco veces más energía para remplazar el material quemado, que la energía que produciría. Si se calcula la inversión para quemar los recursos sólidos, sería el ‘petróleo’ más caro de la historia. En sí es un ‘waste of energy’, en lugar de de ‘waste to energy’”, indicó el doctor en química ambiental Osvaldo Rosario.

“Energy Answers quiere hacer pasar su planta como una de energía renovable. En realidad los recursos sólidos que pretenden quemar no son una fuente de energía renovable ya que al quemar el contenido se convierte en cenizas tóxicas y pierdes la oportunidad de reuso del material. En cambio el reciclaje convierte ese material en nuevo material para ser usado. También la incineración emite gases que contribuyen, aún más, al calentamiento global”, agregó.

Los miembros de la Coalición entienden que el contrato no propone un plan de energía renovable y que una solución Basura Cero traería mayor economía y empleos.

“Este mega-incinerador intenta acaparar y quemar todo el material con potencial de reciclaje y atenta con el cierre de la industria local, que con esfuerzos combinados ha logrado reducir, en los últimos 10 años, en un 50 por ciento los depósitos al vertedero y ha aumentado a un 25 por ciento las tasas de reciclaje. Nuestra propuesta de Basura Cero es limpia y a tono con el siglo 21, una estrategia de negocio que desvía los materiales que desechamos y los reinserta al ciclo de producción, sin tener que enterrar en un vertedero y menos quemar en un incinerador. Tenemos una gran oportunidad de crear una industria local de reciclaje, reuso y composta que genere más empleos y actividad económica. Con todo lo que está ocurriendo ahora mismo, Puerto Rico experimentará en un plazo cercano, tasas de reciclaje y de verdadera recuperación de 50 por ciento”, sostuvo Negrón.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.