Celebran centenario de la Casa Parroquial de Isabela

20120907ISABELA – La ciudad de Isabela se prepara para llevar a cabo esta semana un ciclo de actividades cívicas, culturales y religiosas para celebrar los 100 años de la construcción de la Casa Parroquial, una amplia estructura, rica en detalles arquitectónicos y que aparte de ser la residencia de los sacerdotes, ha sido fiel testigo de la historia isabelina. Las actividades dan inicio el lunes 26 de agosto y se extienden hasta el sábado 30. El anuncio sobre la celebración estuvo a cargo del fray Manuel Sargado, párroco de Isabela; el padre Pero Bustinza, visitante de España; Sandra Girald, directora de la Corporación Mabodamaca; el profesor Gian Carlos Cruz, coordinador de proyectos del Centenario y el alcalde de la ciudad, Carlos O. Delgaldo Altieri.

“Invitamos a la ciudadanía a celebrar los 100 años de una joya arquitectónica que engalana nuestra ciudad y que por ese mismo periodo ha sido el hogar de los que han dirigido la vida espiritual del catolicismo isabelino, celebramos además el aporte de éstos a nuestro desarrollo como pueblo”, destacó Delgado Altieri.

De acuerdo con datos históricos, la también llamada “Casa de los curas”, fue construida en el 1913 en la esquina de las calles Corchado y Emilio González de Isabela, al costado de la Iglesia Católica. El estilo de la arquitectura de la casa es una recreación colonial Resurgimiento Español. El mismo se caracteriza por la combinación de detalles de varias eras históricas de la arquitectura española desde el siglo XV hasta XVIII, pero utiliza materiales modernos de construcción.

Entre sus características se encuentran: patios interiores en arcadas, ventanas batientes de celosía, balcones, decoraciones en concreto moldeado y hierro decorativo entre otros elementos. En el patio interior se construyó un aljibe para proveer agua potable para los residentes de la casa, y en tiempos de sequía, para el pueblo en general.

De acuerdo con datos históricos desde la fundación del pueblo de Isabela, en el 1819 y hasta el 1906 los primeros sacerdotes vivieron en una casa de madera de dos niveles en la esquina noroeste de la plaza de recreo. El primer nivel servía de salón de reuniones y escuela parroquial con la ayuda de varias mujeres del pueblo y el segundo nivel de residencia de los sacerdotes.

En el 1906 llegaron los padres de la Orden de los Dominicos y tomaron posesión de la parroquia. Estos habían sido invitados por el monseñor Jaime H. Blenk, Obispo de Puerto Rico. Durante varios años la estructura llenó las necesidades inmediatas de los sacerdotes, pero no la vida conventual que necesitaban los padres dominicos. Es por esto que deciden construir un convento en Isabela y es en el 1913 que se estrena una casa parroquial tipo conventual, la más amplia de todas las construidas por los dominicos holandeses en Puerto Rico.

En 1946 se construyó el anejo norte de la casa en estilo Art Déco. Durante 63 años (1906-1969) los padres dominicos dirigieron la parroquia San Antonio de Padua. En el 1969 los padres dominicos se retiraron de Isabela y la parroquia pasó a ser dirigida por los padres Trinitarios, los cuales hasta el presente, han dirigido la feligresía católica de la Parroquia San Antonio de Padua.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.