ACLU denuncia prácticas que rayan en la “tortura” en cárceles del País

553452_268656343235334_80326747_aSAN JUAN – La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) denunció el viernes lo que calificó con prácticas que “rayan en la tortura” en las cárceles de Puerto Rico, exigiéndole al gobernador Alejandro García Padilla y las ramas legislativas, que tomen las medidas para detener esta práctica.

El licenciado William Ramírez, portavoz de la ACLU, aseguró que de ser ciertas las alegaciones “estaríamos ante un grave patrón de violaciones de libertades civiles fundamentales y violaciones de derechos humanos proscritos por el derecho internacional. Ninguna sociedad que gusta llamarse democracia puede tolerar que personas bajo su exclusiva custodia y cuido sean sometidas a humillaciones desmedidas a la dignidad de ser humano”.

En un comunicado de prensa, Ramírez indicó que en diciembre de 2006, la ACLU inició una investigación profunda sobre las muertes de confinados en la Institución Correccional Guerrero en Aguadilla. En el transcurso de seis años (2002-2008) se obtuvo información sobre las muertes de por lo menos 53 confinados, los cuales casi en su totalidad se encontraban detenidos en espera de vista o sumariados.

“Noticias de nuestro informe investigativo corrieron el mundo, por lo que nuestra legislatura se comprometió investigar las causas de dichas muertes, las cuales sobrepasaban las 53 muertes en Guerrero, ya que lo mismo ocurría en diversas otras instituciones carcelarias, incluyendo las del pueblo de Bayamón. Dichas investigaciones nunca se realizaron”, aseveró.

Ayer, un rotativo del país, haciendo referencia a una declaración jurada de un testigo de los hechos relatados, informó sobre el uso indiscriminado por oficiales correccionales de pistolas paralizantes de carga eléctrica contra confinados dentro de sus celdas.

Según la ACLU, este reportaje le sigue a uno previo sobre alegaciones por 14 confinados y la familia de un confinado muerto por fuerza excesiva con rotenes contra confinados que se encontraban sometidos a la obediencia.

“Se alega que esta conducta abusiva por parte del estado contra personas bajo su custodia se debe a una compaña dirigida a someter a los confinados a la obediencia general. Estos reportajes se suman a querellas previas recibidas por la ACLU, mediante declaración jurada, sobre el uso desmedido de gas pimienta dentro de las celdas de los confinados como forma de castigo”, manifestó Ramírez.

El abogado recordó que tan reciente como este mismo mes de agosto 2013, un joven artista grafitero de 18 años de edad, falleció luego que oficiales de la policía de Miami le aplicaran una pistola paralizante de carga eléctrica.

“Podríamos catalogar como tortura de personas custodiadas, según reconocido por el derecho internacional de derechos humanos”, apuntó.

Ramírez dijo que la ACLU de Puerto Rico continuara su investigación, así como también le dará seguimiento a su informe sobre las muertes en las cárceles de Puerto Rico, “con miras a causar cambios en los protocolos aplicados en las instituciones carcelarias sobre el uso de armas menos letales contra seres humanos bajo la custodia del Estado y el esclarecimiento de las causas de las muertes aún no investigadas”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.