Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Pierluisi afirma haber logrado que mayoría republicana se comprometa con la limpieza de Culebra

Los tanques de guerra oxidados en Culebra no son lo único que dejó atrás la Marina tras abandonar sus prácticas militares en la década de 1970. En la isla municipio abundan las municiones sin estallar. Foto José E. Maldonado / www.miprv.com

Los tanques de guerra oxidados en Culebra no son lo único que dejó atrás la Marina tras abandonar sus prácticas militares en la década de 1970. En la isla municipio abundan las municiones sin estallar. Foto José E. Maldonado / www.miprv.com

WASHINGTON, DC – La mayoría republicana se comprometió con la remoción de municiones sin explotar de una parcela que fue utilizada para entrenamientos militares durante siete décadas en la Isla de Culebra, gracias a la enmienda propuesta en el hemiciclo de la Cámara de Representantes federal por el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi.

“Culebra debería ser tratado de la misma manera, no mejor ni peor, que los demás terrenos donde existen o existieron campos de entrenamiento militar. Los ciudadanos americanos que viven en Culebra sacrificaron mucho para que nuestros militares pudieran recibir la preparación necesaria para ir a la guerra a proteger nuestras libertades fundamentales. El Congreso, a su vez, debe tomar este paso para derribar la barrera que impide que el Departamento de Defensa federal remueva estas municiones que son un riesgo para la seguridad de la isla”, expresó Pierluisi sobre su enmienda a la Ley de Asignaciones del Departamento de Defensa para el año fiscal 2014.

Actualmente, el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos está descontaminando áreas limitadas de Culebra. Sin embargo, el Departamento de Defensa federal (DOD, en inglés) se ha negado a descontaminar 570 cuerdas de la isla que fueron utilizadas como zona de bombardeo, amparándose en una ley del 1974 que prohíbe el uso de fondos federales para esos propósitos.

En el 1982, 400 de éstos acres fueron transferidos al Gobierno de Puerto Rico. El DOD argumenta que la ley del 1974 no ha sido derogada por leyes federales más recientes que establecen que DOD es responsable de la limpieza de la contaminación causada por las instalaciones militares presentes y pasadas en Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico.

Como consecuencia de esta interpretación restrictiva del DOD, la parcela de Culebra es el único terreno que fue utilizado como campo de entrenamiento, entre miles en Estados Unidos, que el gobierno federal reclama no estar autorizado a descontaminar debido a una ley federal.

“Esta parcela está compuesta por playas- incluyendo la concurrida Playa Flamenco- , zonas para acampar, y caminos peatonales que son visitados por más de 300,000 personas al año. Recientemente, un informe del DOD establece que desde el 1995 han ocurrido 70 incidentes en los cuales personas en ésta área han encontrado municiones sin explotar que pudieron haber causado daños terribles”, indicó Pierluisi.

“En marzo, una niña que visitaba Culebra junto a su familia sufrió quemaduras a causa de unas municiones y tuvo que ser atendida en un hospital. Los agentes del FBI encontraron seis otras piezas de munición en el área, las cuales fueron detonadas y removidas. Este accidente, con potencial de ser una verdadera tragedia, enfatiza la urgencia de que el Congreso debe actuar”, añadió.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.