Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

No acogen querellas contra Charlie Hernández

2861942465EL CAPITOLIO – La Comisión de Ética de la Cámara de Representantes decidió el viernes no investigar las querellas radicadas contra el representante Carlos “Charlie” Hernández.

El presidente interino de esa comisión, Nelson Torres Yordán explicó que la determinación se hizo utilizando el artículo 11 A, vigente desde la presidencia de Jenniffer González que establece que el querellante debe tener propio y personal conocimiento.

“Hay dos querellas radicadas, la del señor Rafael Moreno, la determinación fue unánime y las querellas del señor Libardo Hernández, la determinación fue cinco a dos”, dijo Torres Yordán al culminar la reunión de la comisión.

Los votos en contra fueron de los novoprogresistas Ricardo LLerandi y Luis “Tato” León.

Según explicaron, aunque ambas querellas se presentaron con recortes de reportajes periodísticos la radicada presentada por Libardo Hernández, los novoprogresistas entendían que había propio y personal conocimiento, basado en que en dicho reportaje se incluye una cita de la persona que firmó el contrato con el portavoz de la mayoría en ese cuerpo legislativo. Argumento rechazado por los cinco miembros del Partido Popular.

Al preguntar si el artículo 11 A, permanece en el Código de Ética que se aprobará por la nueva Asamblea Legislativa, Torres Yordán mencionó que al momento, esa determinación no se ha tomado.

Por su parte, Charlie Hernández reaccionó a esta determinación.

“La Comisión de Ética de la Cámara de Representantes ha descargado su función en la evaluación de la querella en nuestra contra. Me siento reivindicado por la determinación emitida donde se desestiman las imputaciones en mi contra. Evidentemente, la Comisión supo separar la realidad jurídica de las cosas del ruido político partidista y las agendas de manipulación de opinión.

Como señalamos desde un principio, en este asunto nunca se perfeccionó contrato alguno pues el acuerdo estaba sujeto a la emisión de una opinión de la Comisión de Ética. Nunca se cobró ni facturó cantidad alguna de ingresos extra legislativos. Tampoco se recomendó, ni abogó, para que se concedieran fondos públicos a ninguna entidad durante la discusión del presupuesto del país. En este caso, la cantidad finalmente otorgada era idéntica a la propuesta y concedida bajo la pasada administración.

Este proceso ha sido una infamia diseñada para lesionar mi imagen y adelantar causas mezquinas. Por ello, agradezco la solidaridad y confianza expresada por tantos a través de todo el país que descansaron en la integridad y honestidad demostrada durante años de servicio legislativo. En especial, agradezco la tolerancia y apoyo de mis seres queridos que han entendido que en ocasiones éste es el doloroso precio que hay que pagar por servir al país en medio de la desafortunada turbulencia tribal de la política.”

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.