Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Maniatado en sus funciones el secretario de Salud

images31-300x150SAN JUAN – A juicio de la presidenta del Movimiento Unión Soberanista (MUS), María de Lourdes Guzmán, el recién confirmado secretario de Salud, Francisco Joglar, se verá impedido de ejercer muchas de sus responsabilidades ministeriales, para evitar así caer en conflictos de interés, dados sus vínculos profesionales con la aseguradora Triple S.

“Esto crea una inusitada situación, en la cual el secretario de Salud se ve amordazado y maniatado de ejecutar las tareas inherentes a la prestación de los servicios de salud pública en nuestro país”, denunció Guzmán en un comunicado.

Tan es así, que según Guzmán, el propio Joglar indicó recientemente que habrá de inhibirse en todos los asuntos que involucren a dicha aseguradora, nombrada para administrar el Plan de Salud del Gobierno (PSG), en todas las regiones del País.

De acuerdo con la líder del MUS, a pesar de los cuestionamientos del Colegio de Médicos de Puerto Rico y de otras agrupaciones de profesionales vinculados al sistema de salud, Joglar fue confirmado con conocimiento de estos vínculos y el potencial conflicto.

Asimismo, dijo que la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) emitió una opinión indicando que el doctor Joglar, tendría que inhibirse de toda conversación o decisión relacionada con Triple-S y MMM y asuntos relacionados con la contratación de centros renales.

Según Guzmán, el problema que se crea con la confirmación de Joglar como secretario de Salud, debió haberse evitado, respondiendo a los serios reclamos de los grupos profesionales que se expresaron contra tal nombramiento.

“Ante la anómala situación creada, resultará inevitable que el doctor Joglar delegue gran parte de su responsabilidad como secretario de Salud, en el administrador de la Administración de Servicios de Salud (ASES), Ricardo Rivera. El doctor Joglar se verá imposibilitado de intervenir en fiscalizar las ejecutorias de Triple S, evaluar las ejecutorias de la política del sistema de salud y la falta de cumplimiento con la promesa del ‘acceso universal’, algo que está relacionado con los fondos que se destinarán a dicha aseguradora. De igual manera, se verá impedido de desarrollar una nueva política de financiamiento de nuestro sistema de salud, pues estaría tomando decisiones que afectarían a la compañía Triple S”, expresó.

La líder del MUS añadió que Joglar no podría planificar ni implantar una nueva política pública, pues estas decisiones le son vedadas por la opinión emitida por la OEG. Tampoco podrá garantizar la prestación de servicios de salud de calidad, ya que se vería impedido de discutir cualquier anomalía, irregularidad, incumplimiento con leyes o reglamentos de las que tenga conocimiento, con personal del Departamento de Salud o de cualquier otra agencia de gobierno.

“La decisión del gobernador de nombrar a Francisco Joglar como secretario de Salud y la decisión del Senado de Puerto Rico de confirmarlo en esa posición, a pesar de las advertencias del Colegio Médico, tienen el efecto de tener a un secretario del Gabinete Constitucional privado de poder ejercer sus más básicas funciones. Ante esta situación, ganan los ejecutivos de Triple S mientras, nuevamente, es el pueblo quien pierde”, concluyó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.