Publicidad

Publicidad

Publicidad

Foto

Texto

Junta de Calidad Ambiental responde a incendio en gomera de Cayey

jcaCAYEY – La presidenta de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), Laura M. Vélez Vélez, y el personal de esta agencia respondieron hoy de inmediato a una emergencia ambiental suscitada por un incendio en la Gomera Mulero, ubicada en la PR-14 del municipio de Cayey.

Entretanto, y como parte de su deber ministerial en el manejo adecuado de los residuos sólidos, el director ejecutivo de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS), Agustín F. Carbó Lugo, inspeccionó el área afectada luego que el siniestro fuera controlado por el Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico (CBPR), dirigido por Ángel Crespo Ortiz.

La presidenta de la JCA informó que “desde tempranas horas de la mañana el Área de Respuestas a Emergencias Ambientales de la Junta, así como personal de la Oficina Regional de Guayama, acudieron al lugar hoy viernes. Técnicos ambientales de la agencia implantaron medidas de control de aceite en el área ya que la gomera también ofrecía servicios de cambio de aceite y filtro. Además, se instaló material absorbente a modo de prevenir que el combustible llegara a algún cuerpo de agua cercano”.

La JCA contrató a la compañía Riclem, especializada en derrames de hidrocarburos y materiales peligrosos, para dar apoyo a la limpieza en el lugar bajo supervisión del personal experto de la agencia. La licenciada Vélez resaltó que “lo más importante de esta acción correctiva es proteger los cuerpos de agua cercanos a la instalación”.

De otra parte, y relacionado con este tema, cabe señalar que la JCA emitió el pasado 17 de mayo de 2013 una resolución en la que autorizó a todos los municipios a realizar, de manera voluntaria y temporal, el recogido y transportación de sus neumáticos desechados, mediante el uso de vehículos oficiales o privados bajo contrato, para llevarlos a los centros de acopio temporal (CAT). Estos centros, localizados en Toa Baja y Hormigueros, son propiedad de la ADS, bajo cuya administración se están llevando a cabo las operaciones de campo, con el apoyo de un plan de seguridad del CBPR.

La JCA, cumpliendo con su deber ministerial, se mantendrá en el lugar hasta tanto se resuelva la emergencia ambiental. Las demás agencias seguirán ofreciendo su apoyo en la medida que sea necesario.

Es importante subrayar que el reglamento para el manejo adecuado de neumáticos del 2 de noviembre de 2011 establece que las instalaciones y partes de la industria de manejo de neumáticos deberán cumplir con los permisos requeridos por la reglamentación. Estos incluyen tener un área designada para el almacenamiento de neumáticos desechados en sus instalaciones, que no podrán acumular más de la cantidad que dispone la Junta en su permiso y deberá cumplir con medidas de: seguridad para evitar incendios, sanitarias para evitar la propagación de los mosquitos y otros vectores, incluyendo asperjar. Se prohíbe la acumulación de agua en los neumáticos. Además, se les requiere a estas instalaciones evitar el almacenamiento que sea desagradable a la vista, entre otras medidas.

De la pesquisa sobre el incidente realizada inicialmente por el CBPR se desprende que en el lugar había aproximadamente dos mil neumáticos almacenados para ser reciclados y alrededor de tres mil nuevos. Estos datos deberán ser corroborados eventualmente por los informes policíacos de rigor.

Por su parte, el licenciado Carbó Lugo indicó que conforme a la Ley 135 de 2011, conocida como Ley para el manejo adecuado de neumáticos de Puerto Rico, los municipios tienen el deber de controlar y supervisar, en coordinación con la JCA, que toda persona que almacene neumáticos desechados cumpla con los requisitos de esta ley. Además, tienen el deber de coordinar entre sí con transportistas de neumáticos desechados, así como con procesadores, recicladores, exportadores o instalaciones de uso final, el manejo y disposición de neumáticos desechados fuera de sus límites territoriales.

La presidenta de la JCA y el director ejecutivo de la ADS recordaron que desde enero pasado se han tomado varias medidas para atender el escenario de acumulación de neumáticos desechados en la isla. Hasta el 11 de septiembre de 2013 estará vigente una tarifa temporera aprobada para incentivar la exportación como remedio temporal.

Asimismo, es importante destacar que desde el pasado mes de mayo, y hasta el 14 de agosto, los municipios están autorizados a llevar a los dos CAT de ADS los neumáticos desechados y almacenados en sus jurisdicciones. Hasta el presente, los CAT han operado durante un período de más de 30 días. Como resultado de las operaciones, hasta el 5 de julio de 2013, se habían dispuesto 233,470 neumáticos en las instalaciones de Toa Baja y 11,473 unidades en el centro de acopio de Hormigueros; mientras que los exportadores privados habían recogido más de 500,000 neumáticos y están en el proceso de envío de estos fuera del país.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.