Puerto Rico se adelantó a decisión mundial de prohibir monos para experimentos

foto: monos.anipedia.net

foto: monos.anipedia.net

GUAYAMA – El Comité en Contra del Establecimiento del Proyecto de Crianza de Monos Salvajes Macacos en Guayama cantó nuevamente victoria el jueves al conocer la noticia oficial de que varios gobiernos europeos prohibieron esta semana el uso de “monos” para experimentos. “Puerto Rico se adelantó a la decisión mundial de prohibir el uso de monos para experimentos, el tiempo nos dio la razón y los planteamientos de los abogados Segundo Meléndez, José Juan Nazario, Manuel Pierantoni y Cesar Alcover fueron los correctos en los tres tribunales (Primera Instancia, Apelativo y Tribunal Supremo), al incluir como teoría el que era innecesario el proyecto de crianza de monos en momentos en que se vislumbraba el retiro de uso de los simios para experimentos en todo el mundo”, señaló Wilson Nazario, portavoz del Comité.

Indicó que de igual manera, la postura y el asesoramiento de los doctores Eduardo Ibarra y Gloria Colón, junto a la entonces senadora Melinda Romero, fue vital cuando lograron que la organización mundial PETA (People for the Ethical Treatment of Animals), entrarán como amigo en el pleito contra la compañía Bioculture que pretendía construir unas facilidades en Guayama para ubicar 5,000 monos salvajes quienes a su vez tendrían que reproducirse hasta llegar a unos 17,000 animales.

“Deberíamos repensar estos proyectos que nos traen a Puerto Rico. Si el Tribunal hubiera dado paso a esta “fábrica de monos”, hoy estaríamos en una peor situación a la que enfrenta Lajas y pueblos limítrofes. La pregunta que deberíamos hacernos es la siguiente: ¿Qué hubiera pasado con los 17 mil monos enjaulados en Pueblito del Carmen en Guayama y la noticia de hoy, prohibiendo el uso de esos primates para experimentos? ¿Hubieran hecho lo mismo que hicieron en Lajas? ¿Hubiera alguien abierto las jaulas y dejarlos salir para que no se murieran del hambre? Hubiera sido el peor desastre ecológico de la humanidad en suelo boricua”, argumentó Nazario.

Como se recordará, la población mayor de monos salvajes está en Lajas y pueblos limítrofes, situación provocada cuando un empleado del antiguo Centro de Investigaciones ubicado en Isla Magueyes abrió las jaulas para dejar salir a los cientos de monos que estaban abandonados por el grupo de investigadores que alegaron que no tenían fondos para continuar sus proyectos de investigación, cosa que fue catalogada como una irresponsabilidad y una amenaza a la salud y la seguridad de la población de ese municipio.

“Nosotros tenemos un agradecimiento eterno con las personas que nos ayudaron a detener el proyecto de Bioculture, pero queda claro que siempre hemos solicitado una investigación y una apertura de las finanzas de esa compañía porque sabemos que hubo personas en la nómina que actuaron a favor del proyecto”, dijo.

Sostuvo que la legislatura debería investigar todos estos asuntos, ya que “sabemos que le estaban pagando a muchas personas por hablar a favor del proyecto de monos, tal y como le sucede a la gente de Arecibo con su dañina chimenea de incineración que proyectan construir, la cual afectará a toda la población”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.