Obligatorio 2 años en rehabilitación para los usuarios de drogas según Tato León

index136EL CAPITOLIO – El representante del Partido Nuevo Progresista, Luis ‘Tato’ León, propuso el sábado que toda persona convicta de violar Ley de Sustancias Controladas sea referido a un programa de desvío por un término mínimo de 2 años, en cualquier centro de rehabilitación autorizado por el gobierno.

“La adicción a drogas, particularmente de parte de la juventud, constituye un grave problema social. A pesar del esfuerzo de parte de las agencias concernidas y cuantiosos fondos asignados a combatir el abuso de las sustancias controladas, persiste en gran magnitud dentro de Puerto Rico. Ciertamente la rehabilitación moral y social del convicto constituye un principio elevado a rango constitucional, pero a pesar de esto, nuestro historial legislativo se ha enfocado en castigar penalmente el abuso de sustancias psicoactivas, esto tiene que cambiar”, indicó León a través de un comunicado de prensa.

Las expresiones del legislador estadista surgen luego que se revelara el viernes que varios empleados de la Fortaleza arrojaron resultados positivos a pruebas para detectar el uso de sustancias controladas.

“Se estima que en la Isla aproximadamente 111,000 adultos sufren de un trastorno de abuso o dependencia a sustancias. Los jóvenes de 15 a 17 años demuestran una tasa de abuso de drogas de 6.8 por ciento mientras individuos de 18 a 34 años señalan una tasa de dependencia de un 4.5 por ciento. Para agravar la situación, estudios en la materia indican que existe un patrón claro de reducción en la búsqueda de servicios especializados de tratamiento”, expresó el representante por Ponce.

León radicó el Proyecto de la Cámara 704 el cual establecería que toda persona condenada por utilizar sustancias controladas tenga que estar asignada a un centro de rehabilitación por un periodo fijo de 24 meses.

Según León, la medida pretende “ofrecer una segunda oportunidad a los jóvenes que pierden su voluntad y autocontrol, convirtiéndose en personas enfermas y drogo-dependientes, así desperdiciando sus futuros y perturbando el buen orden social de nuestra Isla. No es solamente atraparlos violentando la ley, es proveerle las herramientas para que logren reincorporarse a la sociedad de una forma productiva”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.