Diversos reclamos ante Comité de Descolonización en Nueva York Gobierno y Política

imagesNUEVA YORK – Líderes de diversos partidos políticos de la Isla expresaron sus ponencias el lunes en una vista ante el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el asunto del status político de Puerto Rico. El presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, declaró que el pasado 6 de noviembre Puerto Rico retiró el consentimiento al estatus actual.

“El 6 de noviembre de 2012, Puerto Rico ejerció su derecho de auto-determinación realizando una votación libre y democrática sobre el asunto del estatus. Los resultados demuestran que el 54 por ciento de los votantes no quiere continuar con el estatus actual. En la manera en que el pueblo de Puerto Rico alguna vez haya consentido a ese estatus, ese consentimiento ya ha sido retirado”, expresó Pierluisi al deponer ante el Comité de la ONU.

Pierluisi aseguró que los resultados del plebiscito también demuestran que, entre las tres opciones al estatus actual, reconocidas internacionalmente, el 61 porciento apoya la estadidad y que por primera vez en la historia, más personas quieren que Puerto Rico se convierta en un estado de Estados Unidos que los que quieren continuar con el estatus actual.

El comisionado residente aseguró que el movimiento estadista y el movimiento independentista comparten visiones sobre los principios fundamentales del estatus y que Puerto Rico continúa siendo un territorio no incorporado de Estados Unidos, que no goza de una democracia plena a nivel nacional.

Dijo que el gobierno de Estados Unidos está obligado legal y moralmente a responder a través de legislación para ofrecerle a Puerto Rico una o más opciones de estatus que le provean a su gente una forma plena de gobierno propio.

Finalizó expresando su convicción de que la comunidad internacional, al igual que el gobierno de Estados Unidos, debe respetar la voluntad del pueblo del territorio no incorporado de Puerto Rico.

Por otra parte, el secretario general del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) abogó por que se celebre una Asamblea Constitucional de status, a raíz de los resultados del plebiscito del pasado 6 de noviembre.

“Dicha Asamblea Constitucional seguramente tampoco podrá darse en las circunstancias procesales ideales que pauta el derecho internacional pero ello no puede ser impedimento para que los que creemos en la descolonización usemos ese mecanismo – o cualquiera otro que pueda resultar conveniente – para precisamente tratar de forzar a Estados Unidos a un proceso de descolonización. Lo perfecto no puede ser enemigo de lo bueno ni de lo necesario. Estamos comprometidos como partido a promover esta iniciativa y a impulsar a través de ella la convergencia de las diversas fuerzas políticas que se han expresado a favor de que Puerto Rico logre una condición política que no sea colonial o territorial”, declaró Dalmau.

El representante, Luis Vega Ramos, en representación de 14 miembros de la colectividad identificados al llamado sector soberanista, impugnó los resultados de la consulta del pasado 6 de noviembre.

“Hoy comparezco a nombre de los 424,0000 electores puertorriqueños que rechazamos la anexión de Puerto Rico a Estados Unidos a través de la opción del Estado Libre Asociado Soberano para denunciar la tergiversación de los resultados del mal llamado plebiscito de 2012, para solicitarle a la ONU que emplace a Estados Unidos a que encauce un proceso de autodeterminación puertorriqueña y para abogar por el mecanismo de la Asamblea Constitucional de Status como el idóneo para lograr este propósito”, dijo Vega Ramos.

Por su parte, el portavoz de la mayoría popular en la Cámara de Representantes, Charlie Hernández, reclamó al Comité de Descolonización de la ONU que tome acciones urgentes para atender la descolonización de Puerto Rico y reafirmó creer en una relación de asociación no colonial ni territorial basada en la soberanía del Pueblo de Puerto Rico.

En una ponencia escrita sometida al Comité de Descolonización, Hernández describió la crisis económica que vive el país, la falta de poderes de la isla para atender esa crisis y criticó severamente la inacción de las Naciones Unidas al atender el caso de Puerto Rico.

De igual forma, criticó la estrategia asimilista de interpretar los resultados del plebiscito de noviembre como un triunfo de la estadidad y señaló que “eso es falso, manipulador e irresponsable” y se mostró insatisfecho con el propuesto plebiscito federal al indicar que “otros se sienten satisfechos con que el futuro político del país dependa de la voluntad unilateral de los Estados Unidos”.

Entretanto, el Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico presentó una ponencia ante la ONU en la que expresaron que “respaldamos la Asamblea Constitucional de Estatus como el mecanismo procesal ideal para la consecución del ejercicio de libre determinación”.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.