Denuncian “despido” de empleados transitorios en Aguada

El CapitolioEL CAPITOLIO – El representante del Partido Nuevo Progresista, Ángel Muñoz Suárez, denunció el lunes que el alcalde de Aguada, Jessie Cortés Ramos, supuestamente despidió injustificadamente a decenas de trabajadores municipales al no renovar los contratos transitorios, alegando “discrimen político”.

El legislador estadista también condenó que el ejecutivo municipal no rechazara un aumento de sueldo, mientras obliga a una reducción en la jornada laboral a toda la empleomanía de Aguada.

Muñoz Suárez indicó que los despidos se deben al “interés del alcalde por llenar la nómina municipal de activistas del Partido Popular Democrático, y una destemplada contratación en gastos relacionados a publicidad, asesoría legal y consultoría”.

Cortés Ramos terminó los contratos de todos los empleados transitorios argumentando un ahorro de 159,000 dólares en nómina. Esto, a juicio del legislador, contrasta con el aumento en gastos anunciado en el mensaje presupuestario, de uno operacional de 14.2 millones de dólares para el 2012-13, a 15.6 para el año fiscal que comienza el próximo 1 de julio.

“Hoy denunciamos que el alcalde de Aguada se presta a despedir a estos buenos trabajadores, algunos de ellos han laborado años en el Ayuntamiento. Igual número de familias se verán afectadas por la política de persecución y discrimen implantada por el señor alcalde, que ha convertido el municipio en un refugio para cuanto activista del partido popular puede contratar”, señaló Muñoz Suárez mediante comunicación escrita.

El representante del PNP recordó que, según datos ofrecidos por el propio Cortés Ramos durante su mensaje de presupuesto, el municipio cuenta con un superávit de 1.7 millones de dólares a junio 30 de 2012, entregados por la pasada administración de la Palma.

“Estos números reflejan lo injusto de estos despidos y la naturaleza discriminatoria de los mismos. También indican claramente que no hay necesidad de reducir la jornada de trabajo a nadie. Este es un municipio con superávit y un margen prestatario de $6 millones. ¿Cómo es posible que ante este cuadro fiscal benevolente, expresado por el mismo alcalde, se quiera reducir los salarios a los empleados municipales?”, cuestionó Muñoz Suárez.(CyberNews)

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.