Dentistas validan detrimental efecto del IVU “B2B” al acceso de servicios y supervivencia de sus oficinas

logoSAN JUAN – Afirmando que de manera similar al impacto que un nuevo impuesto negocio a negocio (B2B) tendría sobre farmacias y hospitales, el Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico (CCDPR) se expresó el lunes en contra de cualquier impuesto adicional que afecte las ya debilitadas finanzas de estos profesionales de la salud y que pondría en peligro el acceso de los pacientes a los servicios de salud oral.

“Por la naturaleza de los contratos de los dentistas con las aseguradoras, donde no hay margen de negociación, es imposible pasar cualquier alza, incluyendo el posible impacto del B2B a los pacientes. Por lo tanto, es un golpe adicional a las finanzas de un profesional que lleva más de 20 años sin aumentos en sus tarifas, a pesar de sus intentos infructuosos para que la legislatura medie en la situación, y que ya ha tenido que absorber el alto costo de vida y la imposición del IVU sobre materiales sin manera de recuperar o atajar su impacto. Ante esta realidad, la única salida de cientos de colegas ha sido empacar y emprender nuevos destinos fuera del país poniendo en peligro la estabilidad del sistema completo, desde la disponibilidad del dentista hasta el acceso de los pacientes a los servicios de alta calidad que merecen,” indicó la doctora Isabel Del Valle, presidenta del CCDPR.

La clase odontológica del país ha visto una disminución de 200 dentistas en los últimos tres años; y ha visto cómo la mayoría de los dentistas que se gradúan de la Escuela de Medicina Dental optan por abandonar la Isla, ante el precario cuadro de sus colegas, lo que pone en peligro también la continuidad de dicha clase profesional una vez los dentistas actuales se acojan al retiro.

La doctora Del Valle fue enfática en señalar que mientras el dentista no tiene salida ante cualquier impuesto o aumento, ya sea por alquiler de oficina, aumento en materiales o impuestos adicionales en esta partida, alza en las utilidades, seguros, licencias, etc…, la aseguradora simplemente aumenta la prima al paciente para recuperar sus costos.

El CCDPR recomendó que se eximan a los dentistas y profesionales de la salud de dicho impuesto, ya que ofrecen un servicio vital que no se nutre de ganancias, cuyo margen de ganancia no pueden controlar y que básicamente está atado a las tarifas de las aseguradoras.

Por último, la doctora Del Valle se mostró preocupada con la aseveración de ACODESE a la prensa del país indicando que el efecto combinado de un impuesto de uno por ciento y la aplicación del IVU a transacciones entre negocios (Business to Business), será pasado a los pacientes como aumento en costos operacionales. “Particularmente, porque va en contra del espíritu de la Ley 203 de 8 de agosto de 2008 que evita precisamente este tipo de situación de traspasar aumento en costos a las primas para detrimento de los pacientes. Lamentablemente, el gobierno aprobó un reglamento (Regla 91) que va por encima de la ley (ultra vires) haciéndola inoperante y que está actualmente bajo escrutinio legislativo como parte de la Resolución Conjunta 19”, apuntó.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.