A proteger la bahía bioluminiscente de Vieques, la más brillante del planeta

IMG_0882SAN JUAN – La bahía bioluminiscente más brillante del mundo, que está ubicada en Vieques, estará ahora cobijada bajo un organismo creado por una Resolución Conjunta del Senado que busca evitar que amenazas como la sedimentación, la contaminación lumínica y el exceso de capacidad de carga destruyan este regalo de la naturaleza que representa el atractivo turístico más importante de la Isla Nena y el motor del desarrollo económico y social de la Isla Municipio.

El Consorcio para la Protección de la Bahía Puerto Mosquito de Vieques que integran diversas agencias de Gobierno, entre estas la Junta de Planificación, la Oficina de Gerencia de Permisos, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) y el municipio de Vieques, quedó constituido al efectuarse su primera reunión de trabajo. De inmediato, el organismo comenzó a buscarle soluciones a los problemas que hoy enfrenta la bahía bioluminiscente de Vieques, mejor conocida por los Viequenses como “Caño Hondo”.

“Estamos conscientes de la importancia que tiene la Bahía Puerto Mosquito, no sólo para Vieques sino también para Puerto Rico. Este es un espacio natural con un potencial de mercadeo a nivel mundial. No obstante, primero tenemos que garantizar la protección de este extraordinario recurso natural. También tenemos que asegurar que los visitantes cuenten con las condiciones adecuadas para su disfrute y que la experiencia que se lleven sea una positiva, de manera que redunde en que más personas se interesen en visitarnos. Estamos trabajando para que el País tenga un atractivo natural de calibre mundial”, afirmó la secretaria del DRNA, Carmen R. Guerrero Pérez.

La funcionaria explicó que el DRNA está trabajando con un proyecto para mejorar los accesos a la bahía bioluminiscente, la cual fue designada como Reserva Natural en 1989 y cuenta con un Plan de Manejo de febrero de 2012. Detalló que al presente las condiciones de los caminos por los que se transporta a los visitantes que llegan a observar la brillantez de Puerto Mosquito provocan que el sedimento que se desprende caiga a la Bahía afectándola.

Guerrero Pérez, sostuvo además que el mayor reto que enfrentan es determinar la cantidad óptima de personas que pueden acceder diariamente a la Bahía sin que este cuerpo de agua se vea afectado. Para eso, dijo que están buscando expertos a nivel mundial para realizar un estudio de capacidad de carga.

“Hoy día no hay un control sobre cuántas personas pueden visitar diariamente Puerto Mosquito porque no contamos con información que nos ayude a determinar los efectos o daños de la carga o sobre carga en este medio ambiente. Responsablemente, tenemos que estudiar todas las consecuencias para proteger la Bahía. Debemos entender que si la Bahía se afecta como se han visto afectadas otras tantas en el mundo e inclusive en Puerto Rico, también se verá afectado el potencial de desarrollo social, económico y educativo de Vieques. No podemos permitir el deterioro de la Bahía ni seguir suprimiendo a los constituyentes de la Isla Nena que ven a Puerto Mosquito como un elemento de esperanza y de prosperidad”, reiteró.

La secretaria, añadió que también buscan alternativas para combatir la contaminación lumínica y el manejo adecuado de los desperdicios de la zona que afectan las condiciones actuales de la Bahía.

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.