Patronos adeudan 377.4 millones al Departamento del Trabajo

390916_283543641697367_1609976799_nViernes 05 de Abril de 2013

SAN JUAN – El secretario del Trabajo, Vance Thomas, denunció el viernes que los patronos adeudan unos 377.4 millones de dólares por concepto de los pagos por seguro por desempleo, a enero del presente año.

Thomas señaló que uno de los instrumentos que administra el Departamento del Trabajo (DT) a beneficio de la creación de empleos es la Ley 52-1991, y permite la creación de un fondo que se nutre de las aportaciones que realizan los patronos privados por concepto del seguro por desempleo. Los pagos que  realizan los patronos al Negociado de Contribuciones permiten que existan los recursos para pagar los beneficios del seguro por desempleo, del seguro por incapacidad no ocupacional y del seguro  choferil y, además, que aumenten los recursos disponibles para la otorgación de subsidios salariales.

“Muy respetuosamente nos parece evidente la importancia de que los patronos en Puerto Rico realicen las aportaciones correspondientes”, advirtió.

Sin embargo, señaló que un análisis de la situación real del cumplimiento de los pagos al seguro por desempleo refleja que actualmente la Oficina de Contribuciones enfrenta una deuda significativa que no se ha cobrado y a enero de este año, enfrenta una deuda por cobrar ascendente a 377.4 millones.

Esta deuda, según dijo, afecta directamente los fondos disponibles en la cuenta del seguro por desempleo en la Isla y los demás programas que se nutren de la Oficina como el Seguro por Incapacidad No Ocupacional Temporera, los fondos de subsidio salarial y las cuentas administrativas, entre otras

Sus comentarios se produjeron durante en vista pública de la Comisión de Relaciones Laborales, Asuntos del Consumidor y Creación de Empleos, que preside Luis D. Rivera Filomeno, en la que se consideró el nombramiento de Vance Thomas como Secretario del Trabajo.

Asimismo, sostuvo que entiende que es absolutamente necesario hacer claro que no es su interés, porque ello no beneficia al pueblo, afectar las operaciones de los patronos con la implantación del proyecto. Simplemente, según dijo, entiende necesario fortalecer los recaudos del Departamento por el concepto en cuestión, y en el ejercicio de ello será riguroso en el cobro, y flexible en la búsqueda de alternativas para satisfacer la obligación.

De otra parte, advirtió que habrá de estudiar la viabilidad de que se prohíba, como regla general, que los patronos beneficiarios de subsidios salariales otorgados al amparo de la Ley 52 puedan acogerse  a una exención en el pago del bono de navidad.

Además, que se prohíba que aquellos patronos que suscriban contratos de servicios con el Departamento puedan acogerse a los incentivos de la Ley 52.

Sobre los bonos de navidad, expresó que la prohibición está basada sobre un asunto esencial de principios.

“El Departamento tiene como uno de sus fines la defensa de los derechos y los beneficios de los trabajadores. El bono de navidad, creado al amparo de la Ley 148-1969, es un derecho del trabajador. Nos parece un contrasentido que el Departamento al mismo tiempo que le brinda una ayuda económica a un patrono, permita que se prive a los empleados de ese mismo patrono de uno de sus derechos”, dijo Thomas.

En tanto, Thomas dijo que existe un segmento de nuestra población que, por razones y circunstancias diversas, han tenido que enfrentarse a las luchas diarias de la vida con un grado de dificultad. “Me refiero a las personas que tienen algún tipo de impedimento. No es un secreto para nadie que este sector de nuestra población confronta serias dificultades al momento de buscar un empleo. Las razones son diversas, y van desde el prejuicio de los potenciales patronos, hasta el planteamiento de que brindarles una oportunidad de empleo constituye un gasto extremadamente oneroso para el patrono. Esta no es la ocasión para profundizar sobre esas razones, las cuales ciertamente merecen ser atendidas. Sin embargo, sí es el momento para exponer varias medidas que, de ser confirmados, nos proponemos ejecutar para facilitar el acceso de la población impedida a una oportunidad de empleo, y al mismo tiempo, realizar  una introspección sobre el cumplimiento del Departamento con sus obligaciones para con este sector de la población”, puntualizó el Secretario designado.

Además, reveló que a su llegada al Departamento se encontró con un cúmulo de 16,644 querellas radicadas, de las cuales 11,618 estaban asignadas a árbitros y 5,026 estaban en radicaciones sin asignación de temas ni selección de árbitros. A tales efectos, se procedió asignar personal adicional y se comenzó un proceso de clasificación de las querellas pendientes por usuarios de forma tal que les ayudara a identificar temas comunes en querellas susceptibles de ser agrupadas y/o consolidadas para minimizar el volumen de esos casos individuales y cantidad de árbitros. En ese proceso se integró tanto al patrono como a las uniones invitándolos a unir esfuerzos para identificar las controversias presentadas en las querellas de forma tal que se pudiera auscultar la conciliación de casos, la agrupación y consolidación por temas, la asignación de paneles independientes de arbitraje, los arbitrajes acelerados y la utilización de laudos sumarios para controversias estrictas de derecho. (CyberNews)

Los comentarios para este artículo han sido cerrados.